Ciencia versus estética: ¿Por qué no es bueno tener pestañas excesivamente largas? - LeaNoticias.com

Ciencia versus estética: ¿Por qué no es bueno tener pestañas excesivamente largas?

No hay un solo anuncio de rímel que no prometa unas pestañas de vértigo: máxima densidad, máximo volumen y encima, de forma instantánea. Pero sobre todo prometen longitud. Lo que cuenta es tener unas pestañas largas, eternas…cuanto más, mejor.

Lejos de entrar en el debate sobre la efectividad de estos productos, que no deja de ser cuestionable, la realidad es que tener las pestañas demasiado largas no es tan bueno como los inmensos carteles en las carreteras o que coronan grandes centros comerciales nos quieren hacer creer. O por lo menos, no lo es para nuestra salud ocular.

pestanas-largo-estudio--644x362

Un estudio del Instituto Tecnológico de Georgia ha dilucidado los beneficios aerodinámicos de las pestañas. Al comprobar que 22 especies diferentes de mamíferos poseen exactamente el mismo largo de pestañas comprendieron que no era precisamente una casualidad (y tampoco obedecía a la estética, lógicamente). «La longitud ideal de las pestañas es un tercio del diámetro del ojo abierto», explica a ABC Guillermo Amador, líder del equipo de investigación.

El estudio, publicado en «Journal of the Royal Society Interface», concluye que con esta medida, «se minimiza la velocidad del viento que penetra en el ojo. Esto ayuda a mantener los ojos húmedos y aprevenir la acumulación de suciedad», explica Amador.

Para llegar a la medida exacta se hicieron una serie de experimentos utilizando un ojo artificial al que sometieron a un túnel de viento para comprobar cuánto líquido se evaporaba y cuánta suciedad se despositaba en función de la longitud de las pestañas postizas empleadas. Así, concluyeron que «cuando las pestañas son muy cortas no protegen lo suficiente y cuando son muy largas guían más aire hacia nuestros ojos».

El largo importa y la densidad, también

El largo importa pero la densidad (cantidad de pelo) también ayuda a proteger. En este sentido, entran en escena las pestañas postizas. ¿Debemos utilizarlas?

Amador señala que las pestañas postizas pueden usarse siempre que sean del mismo largo que las pestañas naturales para que el ojo no se reseque o no ensucie tan rápido, pero mejor aún si son densas, ya que protegen más. «Si hay más pelo protegen mejor, aunque también evitan que entre luz al ojo», advierte.

El estudio, lejos de limitarse a la salud de nuestros ojos, arroja luz respecto a las posibles aplicaciones que pueden tener pestañas falsas. «Podrían implementarse estructuras inspiradas en las pestañas para proteger sensores, paneles solares y otras superficies delicadas. Si las pestañas pueden proteger el ojo, también pueden proteger nuestras tecnologías», concluye Amador

Fuente [Abc.es]

Contenido Relacionado

Related Topics