Cogito ergo sum: «Infantilismo y madurez política» Por @jdsolorzano

Jose Dionisio Solórzano @jdsolorzano«En la infancia son tan naturales los extravíos como lo son el buen juicio y el acierto en la edad madura; y si se quitara al hombre la facultad con que comete sus primeros errores, se le privaría sin duda de la que produce después los grandes hechos» Así lo dijo el gran General José Antonio Páez y qué acertado estaba.

Los errores y tropiezos son fundamentales para luego alcanzar el triunfo en hechos llevados a cabo con la madurez del buen juicio y con las lecciones aprendidas de los yerros del pasado.

Lastimosamente pareciera que algunos no quieren aprender de sus propios errores y se empeñan en seguir cometiendo las mismas sandeces que lo han llevado al caos.

Por ejemplo los comunistas de nuevo cuño  después de más de un siglo no se han dado cuenta que lo que ideó Carlos Marx y las tesis que ejecutó Lenin, Stalin, Mao han sido un rotundo fracaso.

Los nostálgicos de la izquierda criolla pretenden hacer realidad aquella ilusión de quinceañera que no tuvo buen fin en ninguna parte del mundo y los pocos reductos que quedan son la antítesis de las teorías socialistas de aquellos días.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Cuba es una isla plagada de miseria que actualmente sobrevive gracias a la dadivosa amistad de Venezuela, la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) cayó y a pesar de los demenciales deseos de Putin la cortina de hierra se derrumbó en la vieja Europa.

Corea, la comunista, es otro ejemplo de la dictadura sanguinaria y terrorífica en la cual se convierten los proyectos socialistas.

Y a pesar de toda esta realidad algunos siguen creyendo en la izquierda.

Aquí mismo en Venezuela, los últimos 15 años de socialismo ha sido un tremendo retroceso social, económico y político para todos los venezolanos.

No obstante la terquedad meter la pata en el mismo hueco no es exclusividad de quienes están en Miraflores, sino que dentro de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) vemos personas empeñadas en seguir haciendo las cosas igual para obtener los mismos resultados cada vez más decepcionantes.

El peor momento del régimen no ha sido aprovechado por la MUD por su discordia interna que por demás es inútil e innecesaria.

¿Por qué criticar a quienes han levando las banderas de La Salida?

Ayer nadie criticó el “camino” de Henrique Capriles Radonski. ¡Entonces! Tenemos que reflexionar.

La reunión realizada a puertas cerrada en la oposición para resolver las diferencias fue un interesantísimo paso para lograr la convergencia entre quienes nos oponemos al régimen, para unificar los criterios y trabajar de forma armónica para alcanzar la meta que no es otra que la instauración en Venezuela de un nuevo gobierno, de un nuevo sistema.

Seguir cometiendo los mismos errores es masoquismo político y es una soberana crueldad en contra de los venezolanos que están esperando que los llamados conductores les señalen el camino de salida para dejar en el pasado la amarga experiencia del socialismo del siglo XXI.

¡Ya basta de cometer resbalones! Vamos a cohesionar una política realmente unitaria que dé al traste de una vez por todas con el sistema imperante en Venezuela, para emprender la ardua labor de la reconstrucción nacional y de la edificación de un real futuro para todos en el país.

Aprendamos de nuestras faltas iniciales y trabajemos en los triunfos de la madurez presente. ¡Cesemos en infantilismos caóticos y enfoquemos nuestras energías en la UNIDAD con madurez y compromiso!

Por José Dionisio Solórzano

Contenido Relacionado