Con Equilibrio: “¡Qué nadie se detenga!”, Por @Simone_Augello

Simone Augello“Es mejor cojear por el camino que avanzar a grandes pasos fuera de él. Pues quien cojea en el camino, aunque avance poco, se acerca a la meta, mientras que quien va fuera de él, cuanto más corre, más se aleja”, así lo dijo San Agustín y así también lo creo yo.

Venezuela, los venezolanos que creemos en un país distinto tenemos que continuar andando por el camino de la democracia, el diálogo y el entendimiento real y sincero, dejando atrás las trochas del sectarismo, los desvíos del egoísmo y sobre todo los atajos del personalismo.

Han sido muy grises estos años. Digan lo que digan algunos Venezuela marcha de mal en peor, el país se encuentra en un estado de depauperación sin parangón en la historia, lo cual nos obliga a nosotros, a usted y a mí, a todos, a tomar la decisión de participar, más allá del voto, para sacar al país de la actual situación en la cual la han sumergido.

Sigo el camino de la esperanza, del trabajo, de la participación; sigo en las comunidades de Puerto La Cruz, sigo al lado de las personas que necesitan de ayuda y de respaldo moral, social y efectivo; debo seguir, como usted también debe, en la lucha por este país que nos vio nacer y que nos ha dado tanto.

Existen en la vida muchos caminos, el Gobierno decidió uno, que juzgo espinoso y tormentoso para la inmensa mayoría de los venezolanos, a pesar que ellos no lo ven así debido a que están montados en sus carrozas de terciopelo rojo y de exquisiteces gubernamentales.

Por su lado la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ha decidido emprender vía por otro sendero, sin embargo ni unos ni otros parecieran que van bien enrumbados, ni los azules, ni los rojos saben cuál es la vía, según los hechos, que lleva a la felicidad nacional.

El camino que se debe emprender es ese que presentó Henrique Capriles en su campaña presidencial, ese que nos lleva al encuentro con Venezuela, con los venezolanos de a pie, esos que día a día padecen los sinsabores de una administración que constantemente los condena a la pobreza externa y marginal.

El gobierno sobrevive, cada vez con menos fuerzas, por el recuerdo de Chávez, esa es la única vela que alumbra su senda más y más oscura, por el otro lado la ruta de la Unidad ha sido sembrada de obstáculos, de necesidades y de mezquindades que no nos ha permitido terminar de abrir los caminos vitales para la conquista de los espacios para transformar la nación.

Hace unos meses, ya casi un año, se dijo “que nadie te detenga”, hoy te invito a seguir por el camino correcto, a no desviarnos, a seguir y seguir demostrando que con esmero y compromiso podemos ser cada vez más grandes ¡Qué nadie se detenga… Por Venezuela!

Simone Augello / @Simone_Augello

Contenido Relacionado