“¿Cuánto cuestan las elecciones en San Diego y San Cristóbal?, por @GustavoAzocarA

gustavo-azocar-aEl Consejo Nacional Electoral, dominado con una ventaja de 4 a 1 por el oficialismo, ha decidido convocar elecciones en los municipios San Diego, en el estado Carabobo, y San Cristóbal, en el estado Táchira. Ambas ciudades se quedaron sin alcaldes, luego que el Tribunal Supremo de Justicia decidiera, de manera ilegal e inconstitucional, destituir y someter a juicio sumario a los alcaldes Enzo Scarano y Daniel Ceballos, quienes habían sido electos por abrumadora mayoría en las pasadas elecciones de 2013.

Como se sabe, Scarano y Ceballos fueron acusados de manera injusta y arbitraria de no haber actuado para impedir las protestas populares que sacudieron a San Diego y San Cristóbal hace unas cuantas semanas atrás. Según los “extraordinarios” juristas del TSJ, ambos alcaldes se negaron a acatar una decisión del máximo tribunal del país que los obligaba a utilizar todos sus recursos para levantar las barricadas que fueron colocadas en calles y avenidas de esas ciudades.

De acuerdo con algunos expertos en derecho, la sentencia del TSJ fue un adefesio jurídico, con el cual se buscaba exculpar al gobierno de Nicolás Maduro por lo que estaba ocurriendo en gran parte de Venezuela, trasladando la responsabilidad a los alcaldes, para que fueran estos últimos los que se enfrentaran a los manifestantes que estaban colocando barricadas en calles y avenidas para tratar de presionar la salida del actual inquilino de Miraflores.

Según informaciones publicadas en diferentes medios de comunicación del país, un total de 23 alcaldes, todos vinculados a partidos de oposición, fueron objeto de procedimientos judiciales similares a los de Scarano y Ceballos, pero por alguna razón, el oficialismo escogió a estos dos burgomaestres, como una forma de escarmentar y meterle miedo al resto de los alcaldes opositores, la mayoría de los cuales inmediatamente se replegaron para evitar ser víctimas de una medida similar por parte del TSJ.

No hay que ser abogado para entender que todo el proceso de aprehensión, enjuiciamiento y destitución de los alcaldes Scarano y Ceballos fue ilegal. Los dos fueron detenidos arbitrariamente. A los dos se les violó el debido proceso y el derecho a la defensa. Los dos fueron enjuiciados de forma express por el TSJ en audiencias sumarias. Los dos fueron llevados a una cárcel militar fuera de sus jurisdicciones. Ambos alcaldes ya estaban condenados antes de ir a juicio. La orden la habían dado desde Miraflores y el TSJ sólo debía cumplirla.

Ahora bien: ¿cuánto le costará a los venezolanos el capricho de Nicolás Maduro? ¿Cuántos millones de bolívares se gastarán en esos dos procesos electorales totalmente innecesarios, los cuales fueron convocados por el CNE, única y exclusivamente para complacer los deseos de Maduro, Fidel y Raúl? ¿Cuánto costará a los venezolanos las elecciones en San Diego y San Cristóbal? ¿Qué sentido tiene para Nicolás Maduro y los rectores tarifados del CNE hacer unas elecciones en dos ciudades donde el PSUV no tiene absolutamente nada que buscar?

Para todos los venezolanos, incluyendo a quienes todavía creen en este arroz con tamarindo que llaman pomposamente “revolución”, está clarísimo que las elecciones en San Diego y en San Cristóbal son absolutamente innecesarias por cuanto no existe ninguna posibilidad de que algún dirigente del PSUV pueda ganar los comicios en esas dos ciudades. Soy de quienes cree que ningún candidato apoyado por el PSUV, llámese como se llame, ganará en esos dos municipios el venidero 25 de mayo.

Ningún dirigente del PSUV aceptará ser candidato en San Diego o San Cristóbal porque nadie quiere cargar sobre sus hombros esa derrota. Maduro puede lanzar a Roque Valero, Pastor Maldonado, Roberto Messuti, Omar Enrique o a Gigi Zancheta, y de todas maneras va a perder. Por lo tanto, el dinero invertido en esas dos elecciones es un dinero perdido, que bien podría ser utilizado en la construcción de algunas escuelas o de unas cuantas canchas deportivas que con toda seguridad están haciendo mucha falta en algún rincón del país.

Por cierto: aprovecho la oportunidad para decir que estoy de acuerdo con que sean las esposas de los ex alcaldes Scarano y Ceballos las que asuman las candidaturas en San Diego y San Cristóbal. No hay tiempo para ponerse a inventar. No es la primera vez que algo así ocurre: Chávez lanzó a su esposa Marisabel. Rosales lanzó a Eveling. William Méndez lanzó a su esposa a la Alcaldía de San Cristóbal.

El tiempo juega a favor de ambas señoras. A las dos las admiro y respeto por la lucha que vienen dando en defensa de sus esposos. Las fuerzas democráticas de oposición deben unificar criterios en San Diego y San Cristóbal. No sería mala idea consultar la opinión de los estudiantes que son los que han arriesgado el pellejo. Las Alcaldías de San Diego y San Cristóbal las ganará la oposición, pero hay que buscar gente que sepa hacer las cosas por el bien de ambas ciudades.

San Cristóbal, 11 de abril de 2014

Gustavo Azócar Alcalá

Contenido Relacionado