"De que vuelan, vuelan", por @glimargica - LeaNoticias.com

“De que vuelan, vuelan”, por @glimargica

gliceria gilCuando nuestros conquistadores llegaron a estas tierras trajeron consigo sus costumbres y tradiciones y entre ellas llegaron también las supersticiones que son creencias completamente contrarias a la razón las cuales le atribuyen una explicación mágica a ciertos fenómenos y su relación con el entorno.

Entre estas supersticiones destaca aquella de “martes, ni te cases ni te embarques ni de tu familia te apartes” la cual da a entender que en ese día debemos estar tranquilitos en nuestros hogares, no planificar fecha de boda ni salir de viaje porque todo eso saldrá mal.

Y si ese martes por casualidad es fecha 13 en el calendario, ay Dios mío, entonces sí es verdad, amigo, nos cae la pava la cual, entre sus variantes, puede ser solo pava, pava ciriaca y lo que es peor, la pava macha.

Como ya estamos acostumbrados a que todo evoluciona, a nuestro parecer hasta estas creencias cambian porque ¿como que no vamos a salir a la calle el martes? ¿Y si llega leche, mantequilla, harina de maíz, o café y azúcar al supermercado? Por supuesto dejaremos de hacer la cola, no obtendremos nada de eso y después diremos que estamos empavados.

Anteriormente, si Usted veía un carro con una sola luz delantera encendida se decía que estaba tuerto y eso era de mala suerte, la contra era pellizcarse la pierna derecha para que no le cayera esa mavita.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Hoy en día lo más seguro es que al vehículo le falte no solo el bombillo sino también la manilla de abrir la puerta, el limpia parabrisas y hasta la batería porque ¿saben qué?, nada de esto se consigue en las ventas de repuestos.

Que si no pases por debajo de la escalera, no dejes que te barran los pies porque te quitan la fortuna o no te casas. Que risa ¿verdad? Hoy en día los novios no quieren casarse porque no consiguen vivienda y el sueldo no alcanza para mantener un hogar. Por otro lado, aunque nadie nos barra los pies, los malandros nos asaltan para quitarnos las pocas cosas de valor que podamos tener.

Nada más pavoso que uno tenga una entrevista para lograr un trabajo y el día de la cita cuando va al baño a acicalarse, allá te va, no hay agua. Usted no puede ni cepillarse, ni  mucho menos bañarse. Y después que corre a la nevera y consigue un poquito aunque sea para lavarse las partes pudendas, cuando va en el autobús este se detiene debido a una fenomenal tranca en el tráfico que no le permite llegar a tiempo y por consiguiente, pierde el trabajo. ¿Está bien así de pava o quiere un poquito mas?

Es que esta pava tan macha que nos ha caído desde hace aproximadamente unos quince años es tan insoportable que ya ni los conjuros ni las contras la pueden revertir.

De todas maneras les sugiero que guinden su crucecita de palma bendita o su matica de sábila detrás de la puerta de  entrada a la casa para que espanten la mala suerte, le pongan su peonía y su azabache a los bebés para evitar el mal de ojo, tengan su pata de conejo, toquen madera, mándense a santiguar porque lo que si les digo yo, que nací martes 13 pero no me quejo de mi suerte,  es que “de que vuelan, vuelan”.

Gliceria Gil / @glimargica

Contenido Relacionado

Related Topics