"Dragon Ball Xenoverse": una apuesta por espacios más abiertos y personalizables - LeaNoticias.com

“Dragon Ball Xenoverse”: una apuesta por espacios más abiertos y personalizables

Misma esencia para un concepto muy renovado. Y divertido, sobre todo. La saga del mítico manga ha tenido como forma interactiva numerosas entregas. Parecía que el chicle no se podía extender más y las aportaciones dejaban algo que desear. Vuelve, lo hace con fuerza y añade interesantes propuestas tomadas de elementos conocidos por otros juegos del género.

«Dragon Ball Xenoverse» no es el típico juego de la saga. Incorpora un sistema que permite personalizar a nuestro personaje controlable, como un entorno RPG (juego de rol). Aunque, eso sí, las características para crear a nuestro luchador son básicas. Pero más que suficientes para estar contentos con el resultado. Podemos elegir entre cinco familias de guerreros, cada uno con sus habilidades distintivas y sus defectos: namekiano, humano, saiyan, boo y freezer. Con la ayuda de Trunks, se puede restaurar la historia e intervenir en el pasado. Simbólico y curioso para mantener vivo el asunto.

dragon juego

De hecho, a diferencia de lo conocido anteriormente, aquí tiene propio argumento que, sin asombrar, consigue captar el interés de los fans acérrimos. ¿De qué partimos? El dragón Shenron le encomienda la tarea a Trunks de localizar a un guerrero capaz de enderezar la línea temporal que ha enraizado en el pequeño universo y que amenaza con alterarse, por lo que deberemos ganarnos el puesto dentro de la Patrulla del Tiempo que deberá cumplir con diferentes misiones que nos proponen.

Nos movemos por Tokitoki City, varios escenarios (unidos entre sí pero corto en términos globales) en donde podemos interactuar con otras gentes del lugar o tiendas comerciales en busca de misiones o en aras de mejorar al personaje. Y todo disfrazado de escenarios multijugador masivo. Pero resulta un tanto descorazonador la falta de libertad. Esta es aparente, pero acaba siendo relativamente lineal en el transcurso de los actos. Al final, se trata de un juego de lucha. Tal cual. Pero con puntos de mejora podremos utilizarlos para mejorar a nuestro luchador, un aspecto que siempre es beneficioso, pero quizá resta interés para aquellos que buscan los enfrentamientos uno contra uno propios de otras sagas de lucha.

Pocos cambios, no obstante, en el sistema de combate, que continúa ofreciendo ese ritmo vertiginoso y voraz que permite «romper» los botones en busca de los combos. A veces complicado. Se calienta rápido, no hay prolegómenos y va directo al grano cual juego de lucha tradicional, a pesar de las incesantes secuencias. Batallas frenéticas de forma individual contra la Inteligencia Artificial (aparentemente mejorada respecto a anteriores entregas) o con rivales online.

Fuente [Abc.es]

Contenido Relacionado

Related Topics