El crimen del año en México (fotos + videos)

El 6 de septiembre del 2010, la familia Morlett sufrió la pérdida de su hija Adriana Morlett quien era estudiante de arquitectura, en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Ese día, aproximadamente, a las 7:00 de la tarde, Adriana fue a la biblioteca central de la UNAM, por el libro "Arquitectura, diseño y contexto" del arquitecto Enrique Yáñez; a las 7:40, aproximadamente, salió de dicho lugar con el texto… Después, desapareció.

Las cámaras de la universidad captaron el momento. Curiosamente, el libro mencionado apareció días después en los estantes de la misma… Sólo que ella no corrió con la misma suerte.

clip_image001

Un año después, el 30 de noviembre del 2011 se dio a conocer la noticia que, los padres no querían escuchar: se confirmaba la muerte de Adriana Morlett.

De acuerdo con lo publicado por el periódico La Vanguardia, el 17 de diciembre del 2010 se encontró un cadáver en un paraje de la zona de Tlalpan, en la carretera México- Ajusco; las primeras versiones indicaban que los restos pertenecían a la joven; sin embargo, esto no se pudo comprobar hasta el día de hoy cuando se revelaron los estudios que se hicieron a su ADN.

Durante este largo proceso, la familia, amigos y gente cercana a Morlett vivió todo un viacrucis y muchas cosas se llegaron a comentar. Tan es así que la primera dama Margarita Zavala ayudó a la familia a contactar a un grupo de especialistas que ayudaron a analizar el ADN  de la chica.

Durante este lapso se crearon muchas hipótesis. En un inicio, apuntaban a que Adriana había sido víctima de una mafia de tratantes de blancas y que la habían llevado a otro país, informó adrianamorlett.wordpress.com/

En otras conjeturas se dijo que Adriana había sido secuestrada por una banda, y es ahí en donde se mencionó el nombre de Mauro Alberto Rodríguez, la última persona que vio con vida a Adriana, a quien nunca se le acusó, pero se pensó que podría ayudar con la investigación.

clip_image002

Tras la desaparición de la joven, y de acuerdo con la averiguación previa FCY/COY/T2/1778/10-09, la Fuerza Anti Secuestros (FAS) de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) dio a conocer cinco datos fundamentales sobre el último día que se vio con vida a Adriana.

clip_image003

El 6 de septiembre, el día que despareció, Adriana sacó de la Biblioteca central de la UNAM el libro "Arquitectura, teoría y diseño de contexto" del arquitecto Enrique Yáñez. Es el último registro documental que se tiene de ella, indica illac.com.mx

clip_image004

De acuerdo con Mauro Alberto Rodríguez (en la foto), amigo de Facebook de Adriana, tras salir ella de la biblioteca se encontró con él, quien es estudiante de psicología y última persona en verla con vida, a quien acompañó hasta su casa, ubicada en la colonia Santo Domingo.

Afuera del domicilio de Rodríguez, Morlett abordó un taxi entre las 20:30 y las 21:00 horas, después, ya nada se supo de la estudiante oriunda de Guerrero.

clip_image005

A la casa de Rodríguez llegaron en Metro. El 20 de septiembre, el apoderado legal del Sistema de Transporte Colectivo señaló que no es posible proporcionar videos de Adriana en el Metro: "en virtud de que el material se almacena sólo por siete días".

La FAS continúa el proceso de investigación, en específico el análisis de las declaraciones de padres y testigos, así como la reconstrucción de hechos y el seguimiento en las redes sociales que frecuentaba Adriana.

De acuerdo con la averiguación previa, el 26 de noviembre, Mauro Alberto Rodríguez promovió un amparo penal para protegerse de las investigaciones ante el Juez Segundo en Materia de Amparo Penal, "pero al no haber privación de su libertad u orden de aprensión en su contra, el beneficio le fue negado", informó EL UNIVERSAL.

Al final y después de un año se dio a conocer los resultados hechos a los restos que fueron encontrados el pasado 17 de diciembre del 2010, Adriana Morlett había sido asesinada… Sin embargo, aún no se sabe nada de  los responsables, ni  del móvil, la familia Morlett pide y exige que no se le de carpetazo al caso y se de con los responsables.

Pese a estos resultados, aún quedan muchas preguntas sin resolver: ¿quién regresó el libro que Adriana sacó de la Biblioteca Central de Ciudad Universitaria, 42 días después? ¿Cuál es el mensaje, burlarse de las autoridades o quizá decir que Adriana nunca fue a la biblioteca? Cuestionó canal66.com.

Más de estas dudas son planteadas por Lucía Laguens Huerta, Directora General de Cimac:

Contenido Relacionado

Related Topics