El culto a la salud se está convirtiendo en un problema mundial

La politización y la comercialización de los problemas de salud en la cultura occidental actual han dado lugar a un creciente salutismo -un comportamiento de auto-preservación con carácter autoritario. Este enfoque critica todo lo que no encaja en los estándares de glamour de un cuerpo hermoso, joven y delgado. En las formas más graves, el salutismo está cerca de la eugenesia, que selecciona la herencia genética “correcta”. Fuente.

fitness-problema-salud

Pero incluso inquietudes simples sobre las “normas” del estado físico pueden provocar hipercorrección, como la cirugía en un cuerpo sano, explica Evgenia Golman, del Departamento de Sociología General de la Universidad Nacional de Investigación-Escuela Superior de Economía de Moscú (Rusia), en un artículo publicado en la revista Journal of Social Policy Studies.

En 2013, Angelina Jolie se sometió a una doble mastectomía preventiva ante su propensión genética a sufrir un cáncer de mama, reabriendo, y en 2015 se extirpó los ovarios por motivos similares. Por eso se habla del Síndrome de Angelina Jolie para referirse a la tendencia a operar cuerpos sanos.

La historia de Jolie es una manifestación extrema de la “nueva visión de la salud”. Muestras más generalizadas de salutismo incluyen el auge de las dietas, el fitness, la cirugía plástica y los alimentos orgánicos, así como la popularidad de las aplicaciones móviles para vigilar la salud. Tal “culto al cuerpo” está apoyado ampliamente por los salones de belleza, los fabricantes de suplementos bioactivos y comida supersana, los centros de fitness y yoga, y, en última instancia, incluso los funcionarios de salud de muchos países.

Políticas sanitarias populares hoy en día a menudo desplazan la responsabilidad de la salud de las instituciones a los individuos, y cambian el enfoque del tratamiento a la prevención, incluida la prevención de patologías puramente hipotéticos, explica Golman.

La medicina preventiva, reconoce, ayuda a prevenir muchas enfermedades y puede ahorra una gran cantidad de recursos a las familias y el Estado. Pero si se practica de una manera puramente comercial puede conducir a la estigmatización de todo lo que no encaja con el modelo de una vida sana, especialmente en el caso de las mujeres y a los estratos sociales que no pueden pagarse la comida sana.

El aspecto eugenésico de esta forma de ver la salud se observa, según Golman, en las pruebas que se hacen a los embriones durante el embarazo, que aumentan las probabilidades de aborto. “La medicina está corre el riesgo de cambiar su enfoque terapéutico al de eliminar lo que no puede curar”, señala David Le Breton, sociólogo y antropólogo francés citado por Golman.

Contenido Relacionado

Related Topics