El despertar de la fuerza Star Wars reinicia su universo (Video) - LeaNoticias.com

El despertar de la fuerza Star Wars reinicia su universo (Video)

Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana… Suena la fanfarria atronadora de las trompetas dirigidas por John Williams. Unas letras amarillas se pierden en la vasta inmensidad del espacio, mientras intentan dar contexto al espectáculo de ópera espacial al que sirven de alzado de telón. La piel de los brazos se eriza, un escalofrío recorre la espalda.

Las tres primeras veces, al menos. Luego hubo otras tres, donde en lugar de amor a las historias y a los mitos fundacionales, de arrolladora fuerza primigenia, sólo se intuía codicia, cálculo e impostura. Allá donde había triunfado la artesanía, el cuidado meticuloso y la voluntad por realizar un trabajo bien hecho, ahora reinaban el hastío digital y las ganas de vender muñequitos de plástico. Y el iniciador de todo aquello, dueño pero no auténtico creador, se convirtió en el hombre más odiado de la cultura popular.

st7--644x362

La historia no es justa

La historia le ha entregado a George Lucas el papel de creador de Star Wars, esa experiencia iniciática en forma de cuento de hadas moderno que ha inspirado religiones y moldeado los sueños de centenares de millones de personas a lo largo de cuatro décadas. La historia no es justa, nunca lo es. Poco se reconoce el auténtico trabajo de cocreación del diseñador Ralph McQuarrie y del guionista Lawrence Kasdan, sin los cuales el guión original de Lucas para «La Guerra de las Galaxias: Una Nueva Esperanza» (1977)no hubiese volado a la altura que lo hizo. Lucas fagocitó los aplausos, los digirió en forma de secuelas infantiloides en las que él tenía el control absoluto e ignoró las críticas desde lo alto de una inmensa montaña de dólares.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Por el camino entre «El Retorno del Jedi» (1983) y «Star Wars: La Amenaza Fantasma» (1999) hubo una larga travesía del desierto en la que los fans seguían demandando más y más historias sobre esa galaxia muy, muy lejana, sobre el devenir de sus héroes después de los acontecimientos de la Batalla de Yavin, pero también qué había sucedido antes del nacimiento de Luke Skywalker (algo que Lucas había prohibido), pasando por todos y cada uno de los detalles de la saga. Querían los planos de la Estrella de la Muerte, la factura del Halcón Milenario y la marca del aceite de R2D2. Querían saber cómo se habían conocido Han y Chewbacca y el número de pie de la princesa Leia. Y estaban dispuestos a pagar un montón de dinero por saberlo.

Para Lucas, el camino estaba claro desde ese punto. La extensión de marca no debía limitarse solo a la creación de camisetas, tazas, muñecos, bufandas, pegatinas y cualquier cosa barata a la que se pudiese poner el nombre encima. Había mercado disponible en lasubcontratación de escritores de segunda categoría que trabajasen rápido y sin poner demasiadas pegas para satisfacer esa demanda.

Nació «Universo Expandido»

Bajo la supervisión de LucasFilm, se crearon, desde los años de laspelículas originales hasta 2014, casi un centenar de obras de ficción, incluyendo novelas para adultos y libros para lectores más jóvenes. Todas han sido un éxito de ventas, pero la más reconocible era la trilogía «Heredero del Imperio», escrita por Timothy Zahn en los años 90, y que situaba los acontecimientos cinco años después de la muerte de Darth Vader al final de la última película. La trilogía fue número uno en ventas en «The New York Times» con millones de ejemplares vendidos, y relanzó el interés por la saga y por las novelas que seguirían.

Había nacido una nueva manera de hacer negocio, y Lucas le puso un nombre: Universo Expandido. Ingentes cantidades de datos se iban añadiendo al opus principal e iban enriqueciéndose con cada nueva adición, como una mitología clásica en la que las figuras esenciales (la familia Skywalker, Han Solo y el maestro Yoda) gestionaban su aparición con un algoritmo matemático por número de páginas para no ser desgastadas, y nuevos personajes expandían el relato de los caballeros jedi en eterna batalla contra el lado oscuro de la fuerza.

Hasta que, en 2012, Disney compró a Lucas los derechos de la franquicia completa por una cantidad desorbitada: 4.000 millones de dólares, y el Universo Expandido se puso en riesgo. ¿Qué ocurriría ahora con todas esas ramificaciones, con todos esos meandros, afluentes y revueltas que se alejaban del curso principal? No solo las novelas, también videojuegos de todas clases y categorías habían añadido detalles, argumentos, nombres y tramas hasta hacer la saga galáctica un peso muerto difícil de asumir por los creativos que contratase el estudio de Burbank.

Y así ha sido. Todo el trabajo creado por escritores y guionistas que no esté en las seis películas y en las dos series animadas para niños («The Clone Wars» y «Rebels») ya no existe. Ha sido borrado, desaparecido. Ya no cuenta. Todos los personajes y situaciones creados a lo largo de estas décadas viajan ahora a la otra orilla del Leteo, esfumados como un jedi que se desvanece dentro de su túnica.

El espacio de treinta años entre la muerte de Darth Vader y la nueva saga de películas será llenado por una nueva serie de veinte novelas. Unos libros que, según apuntó Andrew Sugerman, vicepresidente ejecutivo de Disney Publishing en declaraciones a Entertainment Weekly, «revelarán pistas en relación a los personajes y las localizaciones que veremos en “El despertar de la Fuerza”», la cinta que llegará a los cines el 18 de diciembre de este año.

Sugerman también reveló cómo los guionistas de «El despertar de la Fuerza» y de las siguientes películas de la saga han estado trabajando en secreto con autores y editoriales en estas obras para que engarcen con la trama de la nueva película de la saga pero sin que trascienda nada de su argumento. «“El despertar de la Fuerza” es una historia extraordinaria, fuertemente custodiada. Para realizar su seguimiento tuvimos que mantener un montón de reuniones de alto secreto en San Francisco», apuntó.

Disney, que ha tomado buena nota de lo bien que le han ido las cosas con Marvel, su otra gallina de los huevos de oro, llevará esta vez la franquicia hacia un tono más maduro, alejado de la simpleza -rayana en el ridículo con el personaje de Jar Jar Binks- de los episodios I, II y III. Quedó claro desde la contratación de Abrams, el responsable de la película que se estrena este año, pero esta semana ha dado a conocer de manera oficial las fechas de las películas que seguirán a este «Despertar de la Fuerza». El episodio VIII llegará el 26 de mayo de 2017 de la mano de Rian Johnson, director de joyas como «Brick» o «Looper». Pero antes, el 16 de diciembre de 2016, Gareth Edwards(«Godzilla», «Monsters») nos traerá «Rogue One», el primer spin off de la nueva franquicia, con Felicity Jones (nominada al Oscar por «La Teoría del Todo») como protagonista. Josh Trank («Chronicle», «Fantastic Four») será el encargado del segundo spin off en cuanto termine la nueva película de los Cuatro Fantásticos.

El mensaje está claro. Los elegidos para conformar la nueva mitología, los herederos de este Olimpo galáctico son directores jóvenes, modernos, cuyos trabajos tienen poderío y oscuridad interior, que es lo que necesitarán para sobrevivir a un trabajo arduo y por el que serán encumbrados o defenestrados por millones. No puede ser de otra forma con la historia más conocida, reconocible y estudiada de la posmodernidad. Que la fuerza les acompañe.

LO QUE VIENE

El despertar de la fuerza

2015. El Episodio VII, «El despertar de la Fuerza», llegará a los cines el 18 de diciembre de este año, dirigida por el gran J. J. Abrams.

Rogue One

2016. Primer «spin off» de la nueva franquicia que llegará el 16 de diciembre de 2016. Su director será Gareth Edwards («Godzilla», «Monsters») y se llamará «Rogue One», con Felicity Jones (nominada al Oscar por «La Teoría del Todo») como protagonista.

Episodio VIII

2017. El segundo episodio de esta trilogía aún no tiene título. Llegará el 26 de mayo de 2017 de la mano de Rian Johnson, director de joyas cinematográficas como «Brick» o «Looper»

Fuente [Abc.es]

Contenido Relacionado