El misterioso millonario que quiere morir como indigente

Antes de morir, cualquier persona tendrá que dejar muy en claro qué es lo que sucederá con sus bienes y pertenencias; lo común es repartirlo entre los familiares y seres queridos, aunque hay quienes, al ser personas solitarias, deciden otorgar todo su dinero a acciones benéficas.

image

Esto es lo que ha decidido hacer Charles F. Feeney, un hombre de 80 años que a lo largo de su vida amasó una inmensa fortuna, y quien desde hace varios meses se ha dedicado a repartirla de manera anónima a distintas instituciones que realizan acciones en favor de la sociedad.

Charles F. Feeney, mejor conocido como “Chuck”, nació en Nueva Jersey el 23 de abril de 1931. Logró hacerse de un grandísimo patrimonio gracias a que fue co-fundador de las primeras tiendas que manejaron el concepto “libres de impuestos”, que ahora todos conocemos y encontramos en los aeropuertos.

clip_image001

A pesar de ser un hombre de negocios exitoso, Feeney descubrió que esto no tiene sentido si no se comparte con los demás. Por ello, en 1982 fundó Atlantic Philantrhopies, una fundación benéfica que se dedica a apoyar proyectos sociales y de salud en distintas partes del mundo, como Australia, Bermudas, Irlanda, Sudáfrica, Vietnam y Estados Unidos.

En 1988, la revista Forbes consideró a “Chuck” uno de los 25 hombres más ricos del mundo, sin saber que desde hacia ya varios años el empresario se dedicó a repartir gran parte de sus ganancias por medio de donaciones anónimas; hasta ahora se le considera como el máximo donante en la historia de los Estados Unidos.

Recordemos que en 1996 Feeney vendió sus tiendas a una empresa trasnacional por aproximadamente unos dos mil 470 millones de dólares (unos 38 mil 360 millones de pesos), y se estima que de dicha cantidad él sólo se quedó con 975 millones (13 mil 650 millones), cantidad suficiente para solventar sus gastos personales y el resto lo destinó a obras caritativas.

Quien lo conoce asegura que lleva una vida igual a la de cualquier persona, pues habita en una casa de alquiler, no tiene automóvil, su reloj no es lujoso y prefiere viajar en avión en clase turista.

clip_image002

Un año más tarde, en 1997, Charles tuvo que dejar a un lado su anonimato por problemas legales con uno de sus ex socios de las tiendas, ya que al iniciar un trámite de demanda, tendría que comprobar las donaciones hechas desde hacía varios años.

En la última década, la figura de Feeney se ha utilizado para que la gente entienda el verdadero concepto del término filantropía, ya que su vida está regida bajo la siguiente filosofía: “Sólo tengo una idea en mi mente y esa es que la riqueza debe ser utilizada para ayudar a la gente. Trato de llevar una vida normal y trabajé duro para crecer como persona, no para hacerme rico”.

Recientemente, se informó que este hombre otorgó a la Universidad Cornell, escuela de la cual se graduó, 350 millones de dólares de golpe, mismos que serán utilizados para que esta institución construya, en Nueva York, en el distrito de Roosvelt Island, un campus dedicado al ámbito tecnológico de más de 600 kilómetros cuadrados, informa web2noticias.blogspot.com.

clip_image003

“Esta es una oportunidad única en la generación de la Universidad de Cornell y el Instituto Technion-Israel de Tecnología , junto con la ciudad de Nueva York, para crear oportunidades económicas y educativas en una escala de transformación “, declaró Feeney a través de un comunicado.

Se cree que hasta el momento ha donado cerca de los mil millones de dólares, y si sigue a este paso logrará su propósito de morir en la bancarrota, siendo conciente de que su dinero está siendo muy bien utilizado por muchas personas que lo necesitan y no es objeto de peleas ante un notario por una herencia.

Contenido Relacionado