En once años de Cadivi el bolívar fue devaluado cinco veces

Ha muerto el símbolo del control cambiario. La Comisión de Administración de Divisas nació a su sombra con la misión de “administrar, coordinar y controlar la ejecución de la política cambiaria del Estado” y con el propósito de “contribuir al desarrollo integral de la nación y al fortalecimiento de la soberanía”. Su herencia es otra: cinco devaluaciones desde su fundación, el 5 de febrero de 2003, hasta su desaparición, cantada este miércoles.

dolares

Aquel año la tasa de cambio bajó de 1,85 a 1,60 bolívares por dólar. Pero la primera devaluación del control cambiario sobrevino en febrero de 2004, y elevó el diferencial a 1,92. No había transcurrido un año entero cuando el Gobierno reajustó por segunda vez a una tasa de 2,15. Por la recesión, en enero de 2010 se decidió que las importaciones prioritarias pasaran a 2,60 bolívares por dólar y otros rubros a 4,30.

El experimento dual que fue la tercera depreciación duró poco, y 2011 comenzó con un precio único de adquisición de divisas a 4,30. Se mantuvo hasta febrero pasado, cuando el Ejecutivo devaluó la moneda por quinta vez al anunciar un arreglo a 6,30 bolívares por dólar. Un anclaje que, según el presidente Maduro, se mantendrá durante todo 2014 “y varios… bastante tiempo hacia adelante”.

Dejó deudas
En los últimos 11 años Cadivi se encargó de autorizar y liquidar las divisas de la nación. A falta del balance de 2013, en 2012 hubo un promedio de autorizaciones diarias de 141,69 millones de dólares, pero el organismo solo liquidó 133,10 millones. Más de tres cuartas partes del dinero se gastaron en importaciones y apenas 10% en operaciones con tarjetas de crédito y efectivo.

El mecanismo decayó hasta el colapso. Mientras los particulares experimentaron reducciones y dilaciones en el uso de los cupos viajero y electrónico, los sectores productivos sufrieron la desindustrialización del país (más de 4 mil fábricas cerraron en una década, según Fedecámaras) entre otros factores, por los retrasos en la liquidación de divisas. Aerolíneas, farmacias, alimentarios y periódicos padecen ahora mismo las consecuencias de un poder adquisitivo minimizado.

En total Cadivi le debe al sector privado unos nueve millardos de dólares, recordó el economista Luis Oliveros. La carga la asumió Alejandro Fleming, formalizado mediante decreto presidencial 736 como presidente del ente, un día después de su anuncio de desaparición. La curiosidad la trajo la Gaceta Oficial 40334 que circuló este jueves. Se convierte así en el sexto y último titular del ente.

Desde el 29 de noviembre pasado Fleming ya es presidente del heredero de Cadivi, el Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex), destinado a convertirse en el único ente regulador de las divisas. Le acompañan, como vicepresidente, el economista José Khan (que a su vez fue presidente de Cadivi los últimos seis meses) y Rodolfo Marco Torres, Julio Viloria y Víctor Aular en la junta directiva.

Recadi “lusinchista”
Los anuncios económicos de Maduro sembraron nuevas dudas. ¿El fin de Cadivi implica la eliminación de los cupos?, ¿con cuál tasa de cambio viajarán y harán compras electrónicas los venezolanos?, ¿y las remesas y dividendos? La rueda de prensa de las respuestas, la del vicepresidente del área económica, Rafael Ramírez, se hace esperar.

La Ley del Cencoex (Gaceta Extraordinaria 6116 del 29 de noviembre de 2013) lo concibe como un ente adscrito a la vicepresidencia de Ramírez. El también presidente de Pdvsa y ministro de Petróleo debe anunciar igualmente el aumento de cuotas para el Sicad, un mecanismo complementario que Maduro quiere fortalecer y en cuya última subasta el dólar se cotizó a 11,36 bolívares. El Sitme, su antecedente, fracasó en febrero pasado sin cumplir su meta de derrotar el mercado paralelo.

El economista Orlando Ochoa conjeturó en Twitter que se podría avanzar hacia un régimen cambiario con múltiples tasas, donde la de 6,30 bolívares por dólar quedaría minimizada. “Una especie de Recadi lusinchista (1984-89) del siglo XXI”. Su colega José Guerra mantuvo que el dólar a 6,30 no existirá para el sector privado ni para cupos de Cadivi. “Se lo reservará el Gobierno. Ya veremos”.

La Encuesta Económica 2014 de la firma Econométrica arrojó que 83% de los venezolanos considera que la economía nacional empeorará en los próximos 12 meses. Solo el 3% es optimista. “Muere Cadivi pero su espíritu nos perseguirá”, avizoró a través de la red social el también economista Ángel Alayón.

[Fuente: el-carabobeno.com]

Contenido Relacionado