El Gobierno de España rectifica tras el escándalo y ahora permitirá a los niños salir a dar paseos

Nuevo bandazo en el Gobierno. Cinco horas después de que la portavoz María Jesús Montero anunciase que los menores de 14 años sólo podrían salir de casa para acompañar a sus padres a la compra, la farmacia o el banco, el ministro de Sanidad Salvador Illa ha rectificado la medida. Lo ha hecho tras una reunión con los vicepresidentes Pablo Iglesias y Teresa Ribera y, sobre todo, tras una reacción política y social airada respecto a una medida que sorprendió a todos.

salvador-illa-EFE

«Este fin de semana emitiré una orden para que los niños puedan dar paseos», ha anunciado Illa, tras asegurar que forma parte de «un Gobierno que escucha». Sin embargo, por lo apresurado de la rectificación, ha subrayado que los detalles no están decididos todavía hasta la publicación de una serie de recomendaciones. Pero sí ha dejado claro que «dar paseos es dar paseos, no necesariamente ir a un establecimiento concreto «, esto es, una enmienda a la totalidad respecto a lo que había explicado por la mañana su compañera de Consejo de Ministros y portavoz gubernamental, aunque Illa ha eludido responder respecto a las divisiones dentro del Ejecutivo.

La medida inicial había generado escándalo prácticamente en todos los grupos políticos, desde el PP hasta ERC, pasando por destacados miembros del PSOE y de Unidas Podemos, que criticaban la incoherencia de que un niño no pueda salir a pasear al aire libre cerca de casa pero sí al supermercado, donde hay muchas más posibilidades de contagio. Illa ha comentado en una comparecencia pública que, en general, siempre siguen las decisiones de expertos y técnicos del Ministerio, aunque la rectificación es tal de calado que cuesta pensar que los expertos estaban tras la primera decisión.

El Ministerio de Sanidad también ha fijado en 0,96 euros el precio máximo para las mascarillas quirúrgicas que en estos momentos se llegan a vender a 2 euros la unidad. El objetivo «es evitar abusos» y marcar un «precio justo», aunque ha dicho que mientras se mantenga la distancia interpersonal, lavado de manos e «higiene estricta» de los lugares que se comparten, «no son necesarias las mascarillas». En todo caso, se puede ir modulando el precio conforme evolucione el mercado.

El Independiente

Contenido Relacionado