Fabrican la seda de araña más resistente del mundo en Madrid

Investigadores del Centro de Tecnología Biomédica (CTB) de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) han fabricado la fibra de seda de araña más resistente jamás conseguida en el mundo. Y lo han hecho, curiosamente, con las mismas pautas como las que hace casi dos siglos se producía en Murcia la denominada hijuela, un hilo muy resistente de seda de gusano. La nueva fibra, bautizada como «hijuela de araña», tiene un diámetro mucho mayor que el de la fibra natural, lo que maximiza la carga que puede resistir antes de romperse. Por sus características, los científicos creen que el nuevo material podría ser muy útil en medicina regenerativa.

arana-tela--644x422

En el siglo XIX, la región de Murcia se especializó y fue famosa por la producción de la hijuela. El proceso tradicional para obtenerlo consistía en utilizar un medio líquido ácido, generalmente agua y vinagre, y deformar en él la glándula sericígena en la que los gusanos producen las proteínas que constituyen la seda, según explica la UPM en un comunicado. El resultado era un hilo muy resistente que se empleaba para pescar y realizar suturas.

Ahora, investigadores del grupo de Materiales Estructurales Avanzados y Nanomateriales, adscrito a la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos y al CTB de la UPM, han utilizado esta técnica para producir la nueva fibra de seda de araña. El trabajo ha sido publicado recientemente en la revista Scientific Reports. Los investigadores extrajeron las glándulas sericígenas de arañas de la especie Nephila inaurata, originaria de regiones del sur de África y Madagascar. Al deformar las glándulas en un medio ácido, los investigadores «pudieron obtener fibras con diámetros notablemente mayores a los naturales y fueron capaces de optimizar las condiciones para maximizar la resistencia de las fibras», explican.

Los científicos creen que las sedas se pueden utilizar en aplicaciones biomédicas. La motivación para ello es que son materiales con una buena biocompatibilidad y con extraordinarias propiedades mecánicas, como una gran resistencia y deformabilidad. Además, es posible obtener sedas artificiales con propiedades mejoradas, como, por ejemplo, con la capacidad de facilitar la adhesión de las células para la regeneración de tejidos dañados.

Además, la gran sección transversal de la hijuela de araña supone que puede soportar una fuerza muy superior a la que resiste la fibra de seda natural. Esta propiedad sugiere que podría sustituir a la seda natural en algunas aplicaciones biomédicas, como biomaterial soporte en ingeniería de tejidos.

Fuente [Abc.es]

Contenido Relacionado