GNB tortura a manifestante detenido y vacía sus cuentas bancarias

Una golpiza. Electricidad. Golpes con mecates mojados. Otra golpiza. Golpiza sin ropa. Amenazas verbales. Robo. Otra golpiza con capucha. Psicoterror. Por todo esto pasó Fernando Caballero Galvez el pasado 6 de abril cuando fue detenido por la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) durante una manifestación.

joven-detenido-gnb

El estudiante de 5to año de Economía en la Universidad Central de Venezuela (UCV) fue arrestado en la autopista Francisco Fajardo, a la altura del Centro Comercial El Recreo. Antes de llevarlo a la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), en el Helicoide, le robaron su celular, la cartera, le pidieron las tarjetas, sus claves, y le sacaron todo el dinero.

Aquella tarde, el muchacho de 29 años corría para resguardarse de la represión de los funcionarios. Estaba con un grupo de amigos, pero todos se dispersaron al momento del ataque con lacrimógenas y perdigones.

 

Se topó de frente con un piquete de la GNB, que avanzaba rápidamente en su dirección. Un joven que corría a su lado se cayó y Fernando se detuvo para ayudarlo. En ese instante fue detenido. Eran aproximadamente las 3:00 p. m.

Fernando Caballero (padre) se enteró en la noche del paradero de su hijo menor por ayuda de la ONG Foro Penal Venezolano, ya que estaba incomunicado. Supo que estaba en El Helicoide, aunque luego fue llevado hasta la División Anti Terrorismo del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), en la avenida Urdaneta, donde se encuentra actualmente.

Cuando sus padres lo visitaron, al día siguiente, conocieron la tortura por la que pasó Fernando aunque los funcionarios se cuidaron de que no quedaran muchas marcas. También tuvieron noticia de que antes de llegar al Helicoide fue ruleteado por un comando de la Policía Nacional Bolivariana y por el Sebin en Plaza Venezuela.

“Mi hijo me dijo que los sacaron en la madrugada y el traslado desde el Helicoide hasta el Cicpc fue horrible porque los metieron en un camión como una cárcel, que estuvo detenido como una hora, él dice que fue mucho tiempo sin saber a dónde lo llevarían. No sabía qué iban a hacer con ellos, trataba de no escuchar lo que decían los funcionarios, pero decían ‘a los estudiantes hay que ponerles gas del bueno’”, contó Sarah Galvez, su mamá.

Fernando es acusado de terrorista, aunque solo estaba manifestando, como muchos de los jóvenes que fueron detenidos ese 6 de abril, cuando la Mesa de la Unidad Democrática convocó a una concentración en el Distribuidor Altamira, que partía desde seis puntos de la ciudad. Luego el rumbo de la marcha cambió y por la autopista intentaron dirigirse a la Defensoría, pero la GNB y PNB lo impidieron.

El joven, de 29 años, es estudiante de quinto año de Economía en la UCV

Aquel jueves, el presidente Nicolás Maduro sostuvo en una alocución que 30 personas resultaron detenidas “en los hechos de violencia de la marcha de la oposición”.

Sin juez que dé respuestas

La audiencia del estudiante del último año de Economía se realizó el 8 de abril, 48 horas después de su detención. Le otorgaron libertad bajo medidas cautelares, solicitando dos fiadores que ya la familia consiguió, pero no hay juez en el tribunal 23 de Control —asignado para su caso— desde el pasado 20 de abril y por ende los requisitos no han podido verificarse. Seguirá detenido.

 

María Fernanda Torres, abogada del Foro Penal Venezolano, explicó que los fiadores deben reunir ciertos requisitos, como por ejemplo, copia de la cédula, del RIF, carta de buena conducta, carta de residencia y constancia de trabajo.

Después de que se reúnen los recaudos, el tribunal pasa por un proceso de verificación, luego llaman a los fiadores, y posteriormente esa persona puede quedar en libertad. Pero este proceso de verificación demora y su libertad se va a constituir cuando se constituya la fianza”, explicó.

Esta situación mantiene en zozobra a sus parientes. “No sabemos qué va a pasar y no sabemos cuándo va a salir mi hijo”, soltó su madre.

En la condición de Fernando Caballero hay 441 detenidos (hasta el 27 de abril), condicionados a fianza, de acuerdo con Alfredo Romero, director ejecutivo del Foro Penal.

Desde el 4 hasta el 27 de abril, esta ONG registró 1607 arrestados por protestar en el país, de los cuales 724 se mantienen detenidos, 198 están por ser presentados a tribunales y 85 están presos formalmente por orden judicial.

El héroe de la familia

Los padres de Fernando tienen más de 21 días sin quien consideran una parte de sí mismos. El alma no la tienen en el cuerpo mientras su hijo siga detenido. Sin embargo, esta situación que afrontan no les da miedo y no les quitará las ganas de seguir luchando.

“Él es mi hijo y es mi héroe. Veo en él lo que sembré como padre y estoy seguro de él. Fernando es lo que quise tener como hijo. Él nos pide que no lloremos, que seamos fuertes porque estamos en dictadura y quiere que se conozca esto que está pasando”, dijo su padre con los ojos lagrimosos.

Yohana Marra

Foto: Cortesía

Contenido Relacionado