Homosexualidad, aborto y droga, temas tabú en las presidenciales de Brasil - LeaNoticias.com

Homosexualidad, aborto y droga, temas tabú en las presidenciales de Brasil

Cerca de medio millar de homosexuales y simpatizantes se dio cita el martes pasado en la Avenida Paulista, equivalente -salvando las distancias- a la Gran Vía de Madrid o las ramblas en Barcelona. El motivo de la convocatoria era organizar una sesión intensiva de besos frente a las cámaras y los viandantes. La idea fue un modo de protestar contra el silencio de los principales candidatos a la Presidencia después de oír, en el último debate televisado, frases como estas: “Tengo 62 años. Por lo que vi en mi vida, dos iguales no hacen hijos. Y digo más, disculpen, pero el aparato excretor no reproduce. Si comenzamos a estimular el matrimonio gay la población de Brasil se reducirá de doscientos millones a cien. Esa enfermedad hay que curarla con ayuda psicológica”.

dilma--644x362

El hombre que dijo, sin tapujos, lo que pensaba de las relaciones homosexuales y del matrimonio igualitario fue Levy Fidelix, candidato del Partido Renovador Laborista (1 por ciento de apoyo según las encuestas). En ese momento, la presidenta de Brasil y favorita a la reelección, Dilma Rousseff (Partido de los Trabajadores) se quedó muda. La evangélica Marina Silva (Partido Socialista) tampoco despegó los labios y el socialdemócrata Aécio Neves, el tercero en discordia según los sondeos, no se animó a mover un músculo.

Los candidatos que están más cerca del poder no reaccionaron deliberadamente. El asunto, con la legalización de las drogas y la despenalización del aborto, forma parte de aquellos que los asesores consideran “tabú” y rozarlos en campaña puede suponer un bajonazo en las encuestas. No obstante, la presión de la calle, las redes sociales y los medios de comunicación, les obligó a calificar al día siguiente de “homofóbicas” y “discriminatorias” las declaraciones de Fidelix.

El pasado año en Brasil se registraron 312 muertes como consecuencia de agresiones a homosexuales y travestis. En lo que va de éste, según el grupo civil Bahía, la cifra de muertos ya alcanza los 220. En este contexto el antropólogo Luiz Mott y fundador del movimiento bahiano que defiende los derechos de homosexuales, lesbianas y travestis, intervino: “En un país que es campeón mundial de crímenes contra la homosexualidad la prudencia de los tres candidatos se convierte en cómplice de los asesinatos diarios”.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Los grupos gays exigen una ley del Poder Legislativo que les permita contraer matrimonio, opción hasta ahora únicamente reconocida y aprobada mediante sentencia por el Tribunal Supremo en el 2013. Asimismo, reclaman luz verde para un proyecto contra la homofobia que data del 2006 y está arrinconado en el Senado. Atribuyen su estancamiento a la fuerza de los evangélicos que ocupan 77 escaños en ambas Cámaras.

Mutismo electoralista

El asunto del aborto, un problema grave en Brasil, tampoco se toca en la campaña. Todos lo esquivan por temor a perder respaldo en las elecciones. El aborto está permitido en los supuestos de violación, cuando hay riesgo para la vida de la madre o cuando el feto es “anencefálico”. Las cifras oficiales estiman que, legalmente, se practican anualmente unos 1.500 pero ese número dista mucho de los que se hacen en centros clandestinos. Las organizaciones no gubernamentales calculan que el número de aborto ilegales se acerca peligrosamente al millón: Más de 850.000 según sus informes. En cuanto a las muertes por mala praxis superan las 250 al año. No obstante, de eso, los candidatos no hablan, ni para proponer soluciones, mostrarse a favor o manifestarse en contra.

En esa línea procuran no hablar del “crack”, la cocaína, las drogas sintéticas o cualquier otro variedad de estupefacientes que están al alcance de los jóvenes. El caso de la marihuana, considerada una droga blanda y legalizada para su consumo en Uruguay, tampoco se toca. Aunque hay grupos que reclaman que se legisle, la mayoría de los brasileños no lo ve con buenos ojos aunque se trate de consumo doméstico. Un sondeo de la firma Ibope asegura que el 79 por ciento de la población está en contra de su despenalización. El mismo sondeo preguntaba sobre los otros temas que los candidatos omiten: Más del 79 por ciento se opuso a la despenalización del aborto y un 53 por ciento rechazó el matrimonio entre homosexuales.

Fuente [Abc.es]

Contenido Relacionado