Tips para manejar la relación con tu ex y no morir en el intento

Desde una perspectiva psicológica podemos decir que hay dos tipos figuras muy marcadas de ex y éstas se dan dependiendo de quién decidió romper con el matrimonio El psicólogo Christian Pablo Soto, detalla cuáles son cada uno de ellos:

1) Cuando la mujer deja al hombre: El hombre se deprime, ya que su masculinidad se afectado. Ya no es deseado, ni considerado. Siente que no fue capaz de lograr el afecto, reconocimiento y apego mínimos de su mujer, lo cual es altamente frustrante. Estos separados salen los fines de semana al Mall con los niños (el mall se convierte en el living del hogar del separado), su apariencia no es muy buena, no se alimentan bien, etcétera. Es una situación más bien penosa.

separadas-492

2) Cuando el hombre se separó por otra mujer: El varón se siente libre, expande su quehacer, siente que finalmente ha dejado atrás un capítulo y que está abriendo otro mejor (al menos en la fantasía de su mundo interno). Se viste bien, se perfuma, ríe más frecuentemente y hasta es capaz de cambiar hábitos de vida que habrían sido imposibles en su matrimonio anterior. Por ejemplo, va la gimnasio, se compra ropa nueva y socializa con los demás. Es una situación más bien gozosa.

Por su parte, la autora de desencantadas, destino un capítulo entero a tipificar a los ex. “Haciendo un breve repaso, y para entusiasmar a las lectoras para que lo compren, diría que están:

1) Aquellos que desaparecen y nunca más dejan rastro (el fantasma), o que sólo asoma cuando le toca llevarse a los niños pero que se esfuma cuando le toca darte el cheque.

2) O el monstruo, ese que no tolera que hayas sido la de la genial idea de separarte; tiene el cerebro de un niño de ocho años, pero un ego colosal, por lo que deduce que la separación de bueno para él no tiene nada, y se dedica a hacerte la vida imposible.

3) El víctima, que anda por todos lados lloriqueando porque lo dejaste, poco importa si lo pillaste con las manos en la masa de otra o tenías toda la razón, él se dedicará a decirle a todos que él es un santo y tú una prostituta.

4) O el detective, que ronda por las noches fuera de tu casa para saber si estás y con quién, que llama sin importar la hora, que se aparece cuando no estás para interrogar a la nana y hasta a sus propios hijos.

Teniendo claro a quién nos enfrentamos, debemos intentar ver si es posible una relación fluida o armónica, ¿un sueño? “No hay recetas para una buena relación”, dice Lenka Carvallo. Y agrega: “Con todos los expertos con los que hablé para Desencantadas (abogados, psicólogos, psiquiatras, sociólogos, incluso peluqueros y hasta cirujanos), no son las razones de la ruptura lo determinante, sino la relación anterior.

Si ésta era un Bagdad, pues la separación será la válvula de escape, la forma en que ambos descargarán con creces todo su resentimiento. Si, en cambio, a pesar de que la relación
matrimonial era tan fría como en el Artico, pero nunca se faltaron el respeto, lo más probable es que el trato se mantendrá, en especial porque ambos no quieren (ni nunca quisieron) afectar a los hijos. Pero ya dije, no hay fórmulas ni secretos. Una buena relación con el ex es tan difícil como sacarse el Kino”.

grupopublimetro.cl

Contenido Relacionado

Related Topics