Las borracheras que han hecho historia - Lea Noticias

Las borracheras que han hecho historia

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España, ofertas de empleo y más ¡Es gratis!

Desde la antigüedad el alcohol ha sido considerado como una de las bebidas más tomadas por las personas, quienes gustaban de consumirlo en celebraciones importantes.

Registros indican que en el Neolítico, ya se hacían fiestas donde se consumían licores. Se sabe que existía una especie de líquido llamado aguamiel, una especie de solución de miel destilada y fermentada con alcohol.

image

En civilizaciones como la egipcia, los faraones gustaban de realizar banquetes donde la bebida principal era el alcohol. En aquel tiempo, contaban con una variedad de 17 tipos de cerveza, así como 24 de vino, los cuales eran tomados en exceso, de acuerdo a información de MuyInteresante.es.

Los egipcios elevaron a los altares a Osiris, una deidad que, en los últimos años del Imperio del Nilo, se reconvirtió en Dioniso el magno dios heleno del vino. En Grecia, el alcohol tenía buena prensa y los excesos con la copa se veían como algo natural; hasta el propio Sócrates "porque hidrata y suaviza el alma, adormece las preocupaciones y revive nuestras alegrías".

clip_image001

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España, ofertas de empleo y más

El alcohol también se ha hecho presente en la historia del cristianismo. Muchos son los pasajes donde se habla del vino. Cuando el diluvio terminó, Noe celebró bebiendo este fermentado de uva hasta emborracharse.

clip_image002

Años más tarde, durante los siglos XII y XIII, beber cerveza era algo más que normal. Se acostumbraba a desayunar hasta 500 mililitros de este liquido mojando en ella pan seco, para luego tomar unos 2 ó 3 litros más a lo largo de la jornada. Por ejemplo, Eduardo I de Inglaterra estableció en que sus soldados tenían derecho a recibir cada día, al menos, unos 4 litros de este tipo de alcohol.

En el 1400, aparecieron los llamados spirits o aguas de vida como el ginebra, ron, whisky y brandy.  Su consumo se volvió tan exagerado que en 1520, las autoridades de Edimburgo, asustadas por la desorbitada ingesta del llamado uisge beatha restringieron su venta a barberos y cirujanos, ya que parece ser que ambas profesiones necesitaban el alcohol como herramienta de trabajo.

Para 1929, Estados Unidos ya había regulado la llamada Ley Seca, la cual prohibía la venta de alcohol. Estos originó la aparición de varios bares clandestinos, donde se quedó demostrado que el hombre necesitará siempre consumir este tipo de bebidas.

Ejemplificando esto, el poeta Robert Burns, dijo lo siguiente: "¡Libertad y whisky van de la mano!"

PROHIBITION-1920.jpg

Temas relacionados

Deje un comentario