Las miradas en el sexo

El poder de comunicación de la mirada es realmente impresionante. De repente pretendemos transmitir algo particular con los ojos, o quizás es tan solo una expresión espontánea, pero el mensaje visual siempre ocupa un lugar privilegiado dentro del lenguaje del cuerpo. Los ojos seducen, enternecen, provocan y excitan, entre otras cosas. Las miradas son un interesante espacio de conexión, y a veces de desconexión.

Las-miradas-en-el-sexo

Dentro del amplio espectro de juegos visuales están las miradas profundas y deseantes que nos cruzamos con nuestra pareja. Ese juego visual es una ida y vuelta de mensajes, la búsqueda de un punto de encuentro profundo y, por supuesto, una manera de potenciar la excitación mutua. La mirada es una perfecta expresión del estado erótico en el que nos encontramos, y observar manifestaciones de placer en los ojos del otro es un camino seguro hacia el placer propio. Es además una buena alternativa para quienes tienen dificultades para preservar su concentración en el acto sexual: las miradas sostenidas nos mantienen dentro del eje erótico y nos ponen a salvo de “ruidos” internos y externos.

Recorrer el cuerpo de tu pareja con tu mirada, es una sensual manera de anunciarle todo lo que piensas hacer más adelante, por lo tanto un arma de seducción capaz de despertar los más bajos instintos. Mirar sus labios es el mejor prólogo para un beso, por ejemplo. Así que realmente las miradas prometen.

Puedes proponer un sensual juego: utilizar solo la mirada para pedirle a tu pareja lo que quieres que te haga; o comunicarte de esa manera para darle un aviso de lo que se viene. Es sencillo, solo debes poner en tu mente una frase (por ejemplo «voy a besarte de pies a cabeza») y deja que tus ojos hablen por sí solos.

Resumiendo, si quieres potenciar tu capacidad erótica es clave que aprendas a utilizar los recursos visuales, ya que bien aprovechados te pueden llevar desde la cama hasta el cielo.

[Fuente: discoverymujer.com]

Contenido Relacionado

Related Topics