Lee aquí los Runrunes de este jueves 25 de septiembre de 2014 de @NelsonBocaranda

nelson-bocaranda-@NelsonBocarandaALTO
EL DIA DESPUÉS…:

Aproveché las vacaciones anuales para realizar un periplo con mi esposa y un grupo de amigos por algunos de los países que tienen costa con el Mar Negro. Parte del recorrido que siempre nutre nuestro micro programa radial 360Grados. Un pequeño barco de Windstar Cruises nos sirvió para zarpar de Estambul y visitar Turquía, Ucrania, Rumania y Bulgaria.

Coincidencialmente los tres últimos fueron parte de la Cortina de Hierro, y los que a partir de 1989 comenzaron a deslastrarse del atraso, la corrupción, las violaciones a los Derechos Humanos, las dictaduras rojas y la destrucción moral de sus repúblicas y ciudadanos. La primera parada fue en Odessa, la tercera ciudad de Ucrania, donde la famosa escalinata sirvió para que Serguéi Eisenstein la inmortalizara en su antológico filme “El Acorazado Potemkin”. Era el “Star Pride” el primer barco de turismo que atracaba en esa ciudad tras nueve meses de tensión con Rusia que se apropió de la región de Crimea y de Sebastopol, su principal puerto donde la armada rusa tiene una de sus bases mas grandes, con la excusa que había sido una decisión soberana de Crimea quien quiso anexarse a la federación rusa y establecer su independencia.

Dos destructores de España y Canadá servían de garantes a las naves que surcaban ese espacio acuático. La zona occidental ucraniana no siente los efectos de la guerra y su vida se desenvuelve con relativa tranquilidad. Llama la atención que en el famoso obelisco donde está situada la Tumba del Soldado Desconocido hoy hay una guardia permanente de jóvenes adolescentes, con fusiles al hombro, en formación militar con redoble de tambores las 24 horas del día, para llamar la atención sobre las intenciones del nuevo régimen capitalismo-comunista ruso.

Quieren que sus pares se vean reflejados en lo que sería la anexión a Rusia con servicio militar obligatorio y mas limitaciones que las que ya tienen para poder viajar por el mundo y aspirar a una vida mejor.

Por Nelson Bocaranda Sardi

Publicado en LaPatilla.com

Contenido Relacionado