Mar de leva: "De ídolos a leyendas" Por @jdsolorzano - LeaNoticias.com

Mar de leva: “De ídolos a leyendas” Por @jdsolorzano

 

Jose Dionisio Solórzano @jdsolorzano¡Ídolos políticos! Antiguamente la popularidad era parte de la dinámica del poder. La política en la República Romana llevó a un ambicioso general a escalar peldaños hasta que se convirtiera en el “Emperator” y a su paso los romanos, con la mano derecha alzada, repetían “salve Julius Caesar”.

Ser un ídolo es un sueño de cada político tanto en los días de la República Romana, como en los tiempos de la Democracia Griega, hasta pasar por cada uno de los tiempos que se han vivido a lo largo de nuestra rica historia universal.

Existen los dirigentes, hombres y mujeres que forman parte de un movimiento y por “meritocracia”, lealtad o coyuntura saltan al poder en determinado momento. También están los jefes políticos que son aquellos que toman por autoridad, por “Don” de mando la batuta de algún movimiento o partido, muchas veces detrás del trono.

Políticos como Fouché, Cardenal Richelieu, Conde de Saint Germain, entre muchos más, han sido de esa estirpe de políticos que se centraron en las técnicas de manejar los hilos del poder desde las sombras.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

No obstante existen los líderes carismáticos y convincentes, esos que llegan a ser presidentes y dejar un recuerdo agradable entre sus simpatizantes.

Aunque el mayor de los retos para un actor político es convertirse en leyendas. Pocos políticos han logrado escalar hasta la cima de la montaña de la inmortalidad política.

Alejandro Magno, Julio César, Aníbal, en los tiempos mitológicos Aquiles, George Washington, Simón Bolívar, Napoleón Bonaparte, Adolf Hitler, Benito Mussolini, hasta el mismísimo Fidel Castro han podido subir hasta la cumbre del “olimpo político”.

¡Ser leyenda! Recientemente pareciera que el ex presidente de Venezuela, Hugo Chávez, se convertirá en una leyenda para sus contemporáneos y para los que vienen atrás.

La pregunta en este caso es si su recuerdo legendario será positivo o negativo. ¡Ya veremos!

Como está de moda el fútbol por la recién culminada Copa del Mundo en Brasil, es idóneo para realizar un parangón. El universo del balompié está repleto de ídolos que en su momento han emocionado a propios y extraños, no obstantes las leyendas de todos los tiempos son, y seguirán siendo por muchos años más, Edson Arantes do Nascimento, llamado Pelé, y Diego Armando Maradona.

Estos dos futbolistas son leyendas, vencieron pronósticos, derrotaron obstáculos, pudieron doblegar los conceptos de su época y por eso son parte de la historia más increíble de ese deporte, igualmente ocurre con George Herman Ruth, mejor conocido como “Babe Ruth”, el “Gran Bambino” del Béisbol de Grandes Ligas.

De igual manera ocurre en la política, de vez en vez, surge de la nada políticos con las condiciones necesarias para transformarse en una leyenda.

Pero, ojo, las condiciones innatas son necesarias aunque no suficientes. En este momento para que un líder con las características necesarias se transforme en una leyenda debe adaptarse a los nuevos escenarios de las comunicaciones, debe estar en la vanguardia en los métodos de interacción con ese público, con esos electores, con esos fanáticos, que los transformarán en leyenda.

Para ser legendario debes causar el efecto necesario para que hablen de ti, y debes difundirlo lo más posible para que tengas el más profundo efecto entre los públicos meta.

Es decir, en este momento en el siglo XXI, las leyendas viajan por la carretera de las comunicaciones políticas, con la rapidez de las comunicaciones digitales, y con el volante de la psico-política, de lo contrario el camino será tormentoso y terminarás en una profunda decepción.

Por José Dionisio Solórzano

Contenido Relacionado