Mar de Leva: "El sufrimiento no será televisado", por @jdsolorzano - LeaNoticias.com

Mar de Leva: “El sufrimiento no será televisado”, por @jdsolorzano

jose dionisioHace unos años  a cada instante todas las televisoras afectas al régimen venezolano, es decir la gran mayoría de los canales de televisión, pasaban con inaudita regularidad el documental “La Revolución no será transmitida”  con lo cual hacían alusión de los sucesos del 11 de abril del 2002 y el tan mencionado cerco mediático durante aquellos días.

12 años después el cerco comunicacional lo tiene el régimen. Los canales de televisión no transmiten por sus pantallas los terribles sucesos que ya arrojan, por lo menos, oficialmente 31 muertos en el país.

Hoy los venezolanos dicen que “el sufrimiento del pueblo no será televisado”, debido a la política de censura y autocensura que se vive en Venezuela, el cual llega a niveles internacionales con la salida de las cableras criollas del canal de noticias NTN24, las amenazas recurrente contra CNN en Español e inclusive la reunión irónicamente calificada por la representante venezolana de la OEA como “transparentemente privada” y el cerco que se tejió en este organismos continental.

Lo cierto es que los temas que abordamos en esta columna no están dirigidos  a opiniones sobre los temas políticos en sí, sino por el contrario a realizar un análisis, lo más prudente y reflexivos, de las realidades comunicacionales y sobre las comunicaciones políticas.

¡Entonces! ¿Qué persigue el régimen con su política de silencio? La cúpula nacional cree que el silenciamiento de la sociedad le permitirá engrosar su poder sobre las masas, evitando que ésta conozca el impacto de las manifestaciones de calles en la nación.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

¡Quien tiene la información, tiene el poder! Pareciera que esta es la máxima que domina las acciones del Ejecutivo venezolano, de allí su empeño de censurar los medios audiovisuales, sobre todo las televisoras.

El cerco mediático rojo se ha profundizado, el Gobierno de Nicolás Maduro pretende hegemonizar no sólo los medios de comunicación sino la verdad y para ello se empeña a crear estrategias comunicacionales para profundizar en el manejo de “conceptos, calificativos e ideas”.

Esta olla de presión mediática, ante esta barrera informativa el pueblo venezolano ha dado una respuesta natural y socialmente explicable como un semi-estallido de comunicación en el uso dinámico, efectivo y revelador de las redes sociales.

Toda sociedad cuando no encuentra mecanismos para el flujo informativo, cuando se ve presionada siempre buscará métodos alternativos para oír y decir lo que ve, siente y padece.

Mientras los canales no televisan el sufrimiento de los venezolanos, los videos por Youtube, Facebook e Instagram y mensajes a través del Twitter sí lo hacen.

El ahogamiento comunicacional del régimen puede ocasionar dos mecanismos diferentes, el primero: la asfixia total de la ciudadanía, quienes se dejará controlar por las “verdades” oficiales abandonando a aquellos que se encuentran en las calles de Venezuela protestando; o segundo: logrando, gracias su política, un despertar violento de la sociedad causando a su vez una explosión social, es decir: se revienta la olla.

Los mecanismos de represión mediática se extiende hacia el mundo digital, por la imposibilidad del gobierno de Nicolás Maduro de controlar el flujo de información en las redes sociales y en las nuevas plataformas comunicacionales, de allí la iniciativa del “Cessppa”, nuevo órgano de espionaje oficialista para controlar y “vigilar” lo que se dice a través de los mecanismos 2.0

El gobierno de Nicolás se basa en la acción de fuerza para sostenerse en Miraflores lo que lo ha llevado a censurar cualquier medio de difusión de la realidad nacional, no obstante los métodos seleccionados por él y sus colaboradores no han mejorado su situación sino que la empeora día a día.

La sociedad venezolana está como un niño que busca atención, si no lo ven: salta, grita, se monta en la silla, siempre buscando la forma de que volteen a verlo y que su voz sea escuchada y atendida… así están los venezolanos buscando y encontrando medios para la divulgación de lo que acontece dentro del país.

¡A Nicolás el tiro del silenciamiento social le está saliendo por la culata!

José Dionisio Solórzano / @jdsolorzano

Contenido Relacionado