¿Mujeres con bigotes? La causa puede ser un trastorno hormonal - LeaNoticias.com

¿Mujeres con bigotes? La causa puede ser un trastorno hormonal

El aumento de secreción de testosterona ocasiona en mujeres el crecimiento de vello con características masculinas en mentón, abdomen o brazos.

Mujeres con bigotes

¿Qué hacer?.

Pocas cosas del cuidado femenino deben ser tan molestas como depilarse y “vigilar de cerca” el crecimiento del vellocorporal. Cara, piernas, axilas, todo debe lucir lampiño invierno y verano.

Si bien desde la llegada de la depilación definitiva todo es mucho más sencillo, hay un grupo de mujeres que padece un trastorno hormonal que vuelve una pesadilla algo tan cotidiano como una escapada de fin de semana improvisada en pleno enero o una cita romántica surgida a último minuto.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

El hirsutismo es un trastorno hormonal que se presenta en mujeres, en el que hay un aumento de secreción de los andrógenos, de la testosterona, y/o modificación en los receptores de dicha hormona, generando crecimiento excesivo de vello con características masculinas. Puede darse en diferentes zonas del cuerpo, como mentón, pecho, mamas, abdomen, muslos, espalda y antebrazos.

Es importante diferenciar entre hirsutismo e hipertricosis: el primero es el crecimiento excesivo del vello terminal, con característica masculina, y hormonalmente dependiente; el segundo es genético, el vello que crece es fino, se da en distintas cantidades, sin características masculinas, y no tiene tratamiento.

Padecido por entre un 5 y un 10% de las mujeres, el hirsutismo, en general, aparece en la etapa previa a la primera menstruación y en estos casos, el síntoma acompaña a la mujer toda la vida.

También hay casos de mujeres que desarrollan hirsutismo luego de la menopausia, que si bien son menos frecuentes pueden darse. Los casos pediátricos son pocos y deben estudiarse, ya que puede haber cambios en el desarrollo y el estímulo hormonal del paciente.

“El cuadro de hirsutismo, dependiendo de la persona, puede ser reversible o no. Muchas veces sucede que el tratamiento se suspende, como por ejemplo en el embarazo, y el vello puede volver a crecer. Esto dependerá de la etapa de la vida de la mujer, la edad y el tipo de tratamiento utilizado, haciendo que la forma y la severidad del crecimiento del vello varíe”, explicó la médica endocrinóloga del Instituto de Diagnóstico e Investigaciones Metabólicas (IDIM) Lara Miechi (MN 117.194).

Se dan varios casos de mujeres muy angustiadas por el vello; es algo que depende de la intensidad y de la zona en la que se dé. Hay mujeres que lo manejan con tratamientos locales como la depilación. Pero cuando se da en zonas muy visibles, como el mentón, a nivel personal o social puede molestar mucho y acarrear consecuencias psicológicas.

Las causas por las que una mujer tiene mayor producción de andrógenos pueden ser ováricas, adrenales, idiopáticas y tumorales.

En el primer caso, aparece una alteración hormonal de los andrógenos en el ovario; la patología más común de estos casos es el síndrome ovario poliquístico. Las causas adrenales se dan porque las glándulas suprarrenales, en donde se producen los andrógenos, están dañadas o alteradas como consecuencia de una patología con el nombre de hiperplasia suprarrenal congénita. Por otro lado, están las causas idiopáticas, es decir, que no existen alteraciones en el cuerpo: cuando se hacen los estudios no se encuentra ningún cambio o alteración.

Del total de los casos, un 60% corresponden a causas ováricas, 25% a las tumorales, 10% a las idiopáticas y 2% a las adrenales. El diagnóstico del hirsutismo es clínico y bioquímico; se mide la severidad del caso (según textura y grosor del vello) y los niveles de andrógenos.

¿Cómo se trata?

El tratamiento de hirsutismo es sintomático y estético. Aunque sea exclusivo del vello, el tratamiento es hormonal. La primera línea de tratamiento es el uso de anticonceptivos ya que estos, a través de los estrógenos, aumentan la proteína que transporta la testosterona, haciendo que se una a la proteína y disminuyendo su disponibilidad en la piel para generar vello.

“Quienes realicen el tratamiento deben tener en cuenta que el ciclo de vida del vello es largo (entre seis y doce meses), por lo que se debe tener paciencia para ver una respuesta. Tal vez en el día a día se pueda observar algo, pero el tratamiento tiene una respuesta lenta”, detalló Miechi.

Los anticonceptivos suelen tener una buena respuesta, pero no total. En complemento pueden utilizarse antiandrógenos: medicamentos que se utilizan para otras enfermedades pero cuyo mecanismo altera la vía de los andrógenos. Por otro lado, la depilación definitiva también colabora con el tratamiento de hirsutismo. El uso de cada uno dependerá del caso.

El tratamiento es de control, es decir, no elimina el hirsutismo. Se tratan los síntomas que van apareciendo en la mujer; es por eso que es un tratamiento sintomático: controla, pero no cura.

Fuente: [Derf]

Contenido Relacionado

Related Topics