“No hay Vs. Si Hay” por @ysamarperezm

@ysamarperezmY no me vengan, los defensores del gobierno, con que todo es mentira y lo estoy inventando yo. En nuestro país, vivimos un eterno no hay. Desde el NO HAY presidente, NO HAY gobierno, NO hay luz, No hay seguridad, NO HAY gas, hasta el simple NO HAY harina, NO HAY aceite, NO HAY azúcar…lo peor tal vez no sean esos hechos en sí mismos, lo peor es que nos estamos acostumbrando a ellos…y hasta vemos chistes sobre una realidad tan seria como que en nuestro país no tenemos un Presidente haciendo el trabajo para el cual fue electo y tenemos unos gobernantes que no gobiernan nada ni a nadie, solo se encargan de hablar de un socialismo que no existe, de un tal magnicidio que solo existe en sus infladísimos egos, de echarle la culpa de todo lo malo que pasa a una tal burguesía y a un tal capitalismo, a un tal imperio y a un tal canal privado Globovisión. El problema de la energía eléctrica sigue sin resolverse y le siguen echando la culpa a cualquier animal come cables que se les ocurra y al saboteo del imperio, de la derecha y de la cuarta. Pero en el fondo siguen sin resolver este problema que afecta a todo el país, a pesar de tener todo a favor, gobierno y recursos económicos para invertir en el mejoramiento de los servicios, pero no, es más fácil seguir buscando otros culpables, mientras al pueblo, a todos, se le dañan sus artefactos eléctricos, que nadie les repondrá, y pasan incomodas horas sin el preciado servicio eléctrico. El “NO HAY seguridad” es uno de los peores “NO HAY”, esto lo padecemos todos, toditos, el que tiene dinero y el que no también. El que vive en un barrio, vive asustado, encerrado, se guarda temprano. En que no vive en un barrio también vive asustado, también vive encerrado y también se guarda temprano. El ciudadano que anda en la calle, anda mosca, en cualquier parte roban, atracan; los delincuentes están buscando “trabajo” a cualquier hora, en todo momento. Nadie está exento. Y nadie te protege. Solo se escucha decir, como un consuelo, después de ser víctima del hampa: “gracias a Dios que está vivo, lo robaron pero no lo mataron” ahora el derecho a la vida lo deciden los delincuentes. Mientras tanto aquellos (quienes dicen representar al gobierno)…dicen que la inseguridad es una sensación, que la misión A toda vida es un éxito, que bla bla bla…y vemos como cualquier jerarca rojo carga varios guardaespaldas, quien sabe para qué si aquí todo es tan sano…

Se lee “NO HAY gas”, lo saben los consumidores…y no es porque ahora consumimos más gas, porque cocinamos más. La culpa no es de los saboteadores, la culpa es de los que manejan la empresa, la culpa es de la ineficiencia y la ineptitud. Los compradores deben ir con sus bombonitas de un lugar a otro buscando donde surtir, hasta llegar a “agarrar” un camión en una acción tipo comando para poder obtener lo que necesitan para sus hogares.

Los “NO HAY” de los alimentos varían de vez en cuando…pero generalmente, no hay harina, ni de maíz ni de trigo, no hay aceite, no hay azúcar, no hay leche, no hay margarina, no hay pollo, no hay carne. Hay que ruletear de un mercado a otro para conseguir lo que buscamos. Cuando hay alguno de estos productos en un sitio, se corre la voz como si fuera algo extraordinario y literalmente vuelan las ventas del producto, quien llega primero se lo lleva. Lamentablemente en Venezuela, a pesar de ser un país rico en cuanto a sus tierras productivas, la producción agrícola ha mermado considerablemente, con un gobierno que no negocia y asfixia a los productores, quienes además no cuentan con los insumos para sacar adelante sus cosechas y producir las cantidades que tal vez antes producían para abastecer a toda la población.

Lo que sí hay en Venezuela son ganas de salir adelante, si hay gente valiente, luchadora y trabajadora que cada día sale a la calle para construir un país mejor y cambiar esos NO HAY por muchos SI HAY. Si hay gente que sabe que Venezuela merece un cambio, que Venezuela merece otro camino. Si hay gente trabajando para que el progreso llegue y se instale en nuestra Venezuela para siempre, y ofrecerles lo mejor de nuestro país a las próximas generaciones. Eso no tiene precio, ni comparación. En nuestro país SI HAY futuro, juntos seguimos construyéndolo, con la participación de todos, para tener una Venezuela, para todos por igual.

Por: Ysamar Pérez Montilla.

Contenido Relacionado

Related Topics