Panamá exige a Venezuela más de mil millones dólares

Un artículo escrito por Eliana Pantoja originalmente para el portal “Diario las Américas”, expresa que tanta diplomacia por parte del gobierno de Panamá hacia Venezuela antes, durante y después de la VII Cumbre de las Américas tiene su razón de ser. Apenas terminó la máxima reunión de Presidentes del hemisferio, la administración de Juan Carlos Varela envío a Caracas a su vicepresidenta y canciller, Isabel De Saint Malo de Alvarado, a reunirse con Nicolás Maduro en un nuevo intento de recuperar una millonaria deuda con empresas panameñas.

deuda de venezuela

Según informó la Cancillería, la idea del viaje de apenas un día surgió en la reunión bilateral Panamá-Venezuela en el marco de la Cumbre.

Según se informa en el portal oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores de Panamá (www.mire.gob.pa), “el mandatario venezolano reafirmó el compromiso de su gobierno en avanzar, en el corto plazo, en la búsqueda de mecanismos que lleven a saldar las divisas pendientes con la Zona Libre de Colón y Copa Airlines”.

De Saint Malo viajó acompañada por el viceministro de Relaciones Exteriores, Luis Miguel Hincapié; el secretario nacional de Energía, Víctor Urrutia; el gerente general de la Zona Libre, Surse Pierpoint; y el vicepresidente de Finanzas de Copa Airlines, José Montero.

La cifra y el conflicto

Panamá lleva ya dos años y dos Gobiernos (Ricardo Martinelli y Juan Carlos Varela) intentando cobrarle a Venezuela las facturas pendientes, que comenzaron a acumularse a partir de 2007. Con el primero hasta se llegó a la ruptura de relaciones diplomáticas entre los dos países. Con el segundo, se superaron los roces en la esperanza de llegar a un acuerdo.

Es importante explicar que en el país suramericano rige desde 2003 un fuerte control cambiario que ha dejado a su paso complejos organismos estatales, como la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi), que ahora se denomina Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex). Así, cuando una empresa (pública o privada) en Venezuela requiere abastecer sus inventarios con proveedores extranjeros – como el caso de las que operan en Colón-, debe solicitar al Estado la designación de los dólares para efectuar la compra.

 

El ente encargado – Cadivi o Cencoex – no entrega las divisas al comprador, sino al vendedor. De ahí que se afirme que es el Gobierno de Maduro el que mantiene una deuda multimillonaria con el empresariado panameño.

La cifra y la demora en los pagos llegaron a unos niveles tan exorbitantes, que se convirtió en un asunto de Estado para Panamá, lo que obligó la creación de una comisión gubernamental-empresarial para abordarlo.

Inicialmente se dijo que se trataba de 1.950 millones de dólares, fraccionado en dos acreedores: decenas de empresas de la Zona libre de Colón (ZLC) y la línea Copa Airlines.

El fraude

Leopoldo Benedetti, quien en marzo de 2014 era el Gerente General de la ZLC y encabezaba la comisión panameña que negociaba en Venezuela,
denunció que – de 1.472 millones de dólares que aparentemente debían a proveedores de ese puerto – 937 millones de dólares no tenían relación con las empresas de Colón pues no existen comprobantes ni claves de compras, por lo que concluyó que se trataba de “fraudes cometidos en Venezuela”.

Por esta razón, lo que ahora negocia la Vicepresidenta y también Canciller panameña es el pago de 1.013 millones de dólares, de los cuales 535 millones corresponden a la ZLA, producto de tres mil transacciones realizadas a lo largo de ocho años. A eso se le suman 478 millones dólares a Copa Airlines, monto confirmado a principios de este mes de marzo por el vicepresidente de Finanzas de la aerolínea, José Montero.

Al hacer pública su denuncia, Benedetti explicó que en octubre de 2013 habían entregado al equipo de Nicolás Maduro – encabezado por el entonces presidente del Banco Central de Venezuela, Oldemar Tovar – toda la documentación que demostraba cómo “empresarios venezolanos en componendas con parte del gobierno como Cadivi, el Banco Central de Venezuela y el Seniat, hacían estas trampas y le robaban la plata al Gobierno venezolano”, inflando las facturas emitidas por algunos importadores de Colón.

Aunque la situación también deja mal parados a algunos empresarios de la ZLC, en un programa en la televisora panameña TVN, Benedetti fue categórico al afirmar que el Gobierno de Venezuela debe honrar la deuda legítimamente acumulada.

Facilidades

La política del Gobierno del istmo – tremendamente presionado por el sector empresarial afectado por esta situación – pasó de agresiva a diplomática con la entrada de la administración de Varela. En el marco de la VII Cumbre, el Ministro de Economía de Panamá, Dulcidio De La Guardia, aseguraba en un tono conciliador que ambos países estaban en la mejor disposición para llegar a una pronta y satisfactoria salida.

Sobre la mesa de negociación, según develó el ministro de Comercio e Industrias, Melitón Arrocha, está un modelo de “pago diferido” que contempla un plazo de dieciocho meses para honrar la deuda, propuesta que aún espera la aprobación de Venezuela.

nicolas maduro

En 2012, el entonces Ministro de Planificación venezolano, Jorge Giordani, señaló que se entregaron 20.000 millones de dólares para importaciones a empresas de maletín, como se conoce a las que no tienen actividad real. Luego se conoció que varias de ellas estaban involucradas en el caso de Panamá. Se dice que esta denuncia fue la que le costó al funcionario chavista su remoción del Gobierno.

Fuente: [diariolasamericas.com]

Contenido Relacionado