Para maquillarte bien y no parecer un mapache estos son los cuatro elementos clave

Para lograr un maquillaje verdaderamente natural se debe considerar no solo su efecto (lucir frescas y luminosas) sino sus ingredientes. Al armonizar estas dos ideas favorecemos la imagen que tenemos de nosotras mismas y utilizamos elementos que no perjudican el organismo y contribuyen a la salud del planeta. rubor-destacado

Las bases son unos de los productos que debemos revisar con mayor detenimiento porque se esparcen sobre una gran cantidad de superficie y están en contacto con la piel durante muchas horas. Existen en el mercado bases orgánicas que emplean en su elaboración pigmentos minerales en lugar de químicos sintéticos. Si le son difíciles de conseguir, entonces le sugerimos fijarse en las etiquetas y evitar las que contengan aceite mineral y petrolato. De igual forma inclínese por los productos con el término non-comedogenic, que significa que trabaja sin obstruir los poros.

Una sugerencia es utilizar menos base de lo que las revistas especializadas recomiendan, si bien es una gran aliada para disimular ciertas imperfecciones como manchas, barros, venas, entre otros. Conviene elegir una base que vaya con el tipo de cutis (grasoso, normal, seco…) y con el tono de la piel. Aplicar una base oscura cuando se tiene una tez muy clara, o blanca si es morena, favorece la sensación de falsedad, pues se verá un tono diferente al resto del cuerpo.

Los polvos faciales son especialmente apreciados por las mujeres que desean eliminar el brillo o la sensación grasosa del rostro. Si utiliza este producto tenga en cuenta golpear la brocha con la que se aplica para eliminar el exceso, otra opción para suprimir el brillo de ciertas áreas es presionar un pañuelo facial (separando una capa de la otra) sobre el rostro. Este procedimiento puede hacerse varias veces al día y evitar la nueva aplicación de polvos faciales, que pueden dar la imagen de “ratón de panadería”.

El rubor se inventó para dar la apariencia de un cuerpo saludable. Una alimentación sana y complementada con ejercicio puede producir el mismo efecto sin necesidad de artificios. Sin embargo, es muy frecuente el uso de este tipo de productos. Lo importante en este caso es inclinarse por marcas que trabajen con ingredientes naturales y polvos minerales en lugar de tintes químicos, conservantes y fragancias.

Los rubores se encuentran disponibles en cremas y polvos, que crean una imagen fresca, natural. Aplicarlos de manera exagerada provoca la impresión de máscara, porque acentúan demasiado los ángulos del rostro. Además, es importante difuminar estos colorantes para dar un aspecto natural al área de las mejillas.

Una receta natural

Es posible elaborar un rubor con la remolacha o betabel. Está libre de conservantes, fragancias o tintes químicos.

Ingredientes

1 remolacha

1 cucharadita de glicerina

Preparación y aplicación

Ralle la remolacha y luego pásela por un colador o una gasa fina.

Vierta el jugo en la olla y póngalo a hervir a fuego bajo hasta que el líquido se haya reducido a una cuarta parte del volumen original. Deje enfriar.

Deje caer sobre la glicerina en un recipiente de vidrio muy limpio unas 4 a 6 gotas del jugo; ayúdese de un gotero. Si desea un tono más intenso debe agregar unas cuantas gotas más.

Mezcle el jugo y la glicerina y obtendrá un rubor casero.

Póngale atención a las fechas

Los productos de belleza elaborados en casa tienen una corta duración porque por lo general no incluyen conservantes. Conviene mantenerlos refrigerados para prolongar su vida útil. En cuanto a los cosméticos que se encuentran en las tiendas vale la pena estar atento a su duración; deseche cualquiera que sobrepase los seis meses de abierto y evítese problemas con su piel.

Se recomienda que en el área de los ojos se utilicen productos hipoalérgicos en el caso de no hallar disponibles los naturales con ingredientes biológicos.

Producto para cejas y ojos

Los ojos y las cejas son áreas que maquillamos con mayor atención, pues son un punto focal del rostro. La proliferación de tonos de sombras, colores y texturas de rímel y los lápices para cejas son una manifestación de su importancia en el mundo femenino.

Cuando seleccione este tipo de cosméticos deténgase a considerar que las sustancias que los componen están en permanente contacto del globo ocular. Por esta razón conviene que sean de muy buena calidad y no produzcan efectos secundarios como irritaciones, y alergias.

Recuerde revisar los ingredientes de los artículos de belleza; prefiera aquellos que en su producción involucren pigmentos minerales y evite los sintéticos y químicos. Sospeche de las sombras de tonos fuertes y nacarados, porque lo más probable es que estén hechos con tintes químicos, conservantes y fragancias sintéticas. Si va a comprar una de estas máscaras de ojos elija siempre la normal antes que la rotulada como a “prueba de agua”

Tenga cuidado cuando aplique el lápiz delineador por el contorno del ojo. Los accidentes en estos casos son muy molestos y pueden, realmente, llegar a ser graves. Desde el punto de vista de la belleza natural estos lápices no son muy necesarios; si acentúa con astucia las pestañas y cejas encontrará que puede prescindir del delineador, especialmente si sus ojos son claros y tienden a desaparecer cuando están recargados de maquillaje.

Los labios

Un lápiz labial brinda mayor seguridad que el resto del maquillaje. Considere, por ejemplo, que si  necesita salir rápido de casa, lo más probable es que utilice un labial para mejorar el aspecto que “perder” tiempo en aplicar la base, sombras o pestañina. Es un cosmético que nos hace sentir más confiadas y rejuvenece nuestra imagen.

Las malas noticias del mundo de los labiales y brillos es que la mayoría de ellos están elaborados con elementos derivados del petróleo y con tintes sintéticos y colorantes químicos. Estos ingredientes en permanente contacto con la boca son ingeridos con frecuencia y entran en nuestro organismo. La buena noticia es que cada vez más se amplía la oferta de lápices de labios 100% naturales que incluyen materiales como el aceite de jojoba, la cera de abejas y de carnauba.

Desde el punto de vista de la estética natural los labios deben ser maquillados sin brillos y colores excesivos. Se recomienda la aplicación de brillo en el centro del labio inferior para crear una sensación de humectación, de apariencia natural, de sensualidad. De igual forma es aconsejable el uso del pincel en vez de la barra para que el color quede más homogéneo y mejor extendido.

Brillo y humectante natural

Dos ingredientes naturales dan forma a este brillo que mantiene la piel protegida del frío, el viento y la resequedad. Puede ser utilizado por hombres que quieren humectar sus labios y por mujeres que con una ligera variación pueden obtener los mismos beneficios con un poco de color.

Ingredientes

2 cucharadas soperas de manteca de cacao

1 cucharadita de cera de abeja rallada

10 gotas de jugo de remolacha concentrado (opcional)

Preparación y aplicación

Derrita la cera y la manteca de cacao en una olla a fuego lento al baño María. Retire del fuego.

Revuelva los ingredientes para que se integren.

Vierta en un recipiente de vidrio muy limpio. Si lo desea, agregue unas gotas de jugo de remolacha concentrado. Es muy importante que el envase cierre herméticamente para proteger el producto.

Aplique sobre los labios con un pincel.

[Fuente: entrebellas.org]

Contenido Relacionado