¿Podemos ser buenos ciudadanos en América Latina?

La convivencia es, sin duda, una de las tareas más difíciles del ser humano; la cual, comenzó a ser estudiada desde la edad antigua. Sócrates manifestó que el buen ciudadano debía acatar todas las costumbres que estaban establecidas mientras que Platón quiso crear la ciudad perfecta en la que debían existir valores como la prudencia y la valentía para formar una sociedad justa. Aristóteles fue más allá al definir la ciudad como un organismo vivo que debía estar formado por los buenos hábitos de sus integrantes. Actualmente la pregunta sigue latente, ¿cómo debe comportarse un buen ciudadano?

Ciclista en el dia Mundial sin Auto en Av. Alcalde

Respeto, tolerancia y educación, para ser buenos ciudadanos

Aristóteles dio algunas luces de las claves para ser buenos ciudadanos. El respeto, la tolerancia y la educación son las piezas claves para una sociedad exitosa. Salvador Giner, catedrático en sociología de la Universidad de Barcelona, explica que algunos movimientos como el antirracismo, la promoción de los derechos humanos y el pacifismo son corrientes que trabajan cada día para formar un mejor mundo. De igual forma señala que la sociología está netamente ligada a la moral ya que mediante estudios se puede comprender porque el ser humano viola ciertas normas y realiza acciones que son condenadas por el entorno que lo rodea.

Por su parte Boanaventura de Sousa —sociólogo portugués autor de escritos sobre la búsqueda de conocimientos para garantizar la igualdad social— considera que los buenos ciudadanos deben ser personas justas y destaca el poder de los medios de comunicación para resaltar los problemas de las sociedades: “Cuando un suceso o una iniciativa ocupa un titular pasa de la ausencia a la emergencia. Hay que aceptar y contar la diversidad del mundo. Hay que descolonizar nuestro conocimiento”, comentó en una entrevista ofrecida a El País en el mes de febrero.

La Fundación Santillana también mostró su interés sobre este tema al publicar el libro La educación en la encrucijada. El autor de la publicación, Mariano Fernández Enguita, realiza un análisis sobre el pasado y presente de la educación en el mundo y su importancia para el desarrollo de las sociedades.

¿Rebeldía latinoamericana?

La historia de América Latina ha mostrado a países en vías de desarrollo y tercermundistas con gobernantes que aplican tácticas populistas para mantenerse en el poder y ganar cada vez más adeptos. Este panorama ha hecho que sean catalogados como personas que no siguen las reglas y muchas veces optan por el camino fácil.

El psicólogo Axel Capriles expone en su libro La picardía del venezolano o el triunfo de tío conejo, como el comportamiento del venezolano está asociado a la relación que los latinoamericanos hacen de la figura del héroe y el pícaro.

Por su parte el periodista Andrés Oppenheimer relata en su libro Cuentos Chinos como se dio el desarrollo de algunas sociedades versus los problemas que se presentaron en América Latina a finales del siglo XX y comienzos de siglo XXI; producto de maniobras populistas. En la obra publicada en 2005 manifiesta como los estados paternalistas no forman personas capaces de asumir las consecuencias de sus actos por lo que prefieren optar por el camino fácil distanciándose del cumplimiento de las reglas.

ser un buen ciudadano

Los latinos son más felices

A pesar de lidiar con factores como la inflación y políticas deficientes de inseguridad los países de América Latina figuran entre las naciones más felices del mundo. Un estudio realizado por académicos en Nueva York a principios de 2015 mostró que Costa Rica, México y Brasil se ubican en las posiciones 12, 14 y 16 del ranking mundial de la felicidad. El estudio también develó que Venezuela estaba situada en la casilla 23, esto a pesar de los problemas de seguridad, alto costo de la vida y escasez de alimentos que afronta ese país.

Estas estadísticas también se veían reflejadas en 2012. Un reportaje publicado en El País explica que 86% de los colombianos se consideraban felices hace cuatro años al igual que 75% de los mexicanos y 71% de los brasileños.

Según el estudio esto puede deberse a las fuertes relaciones afectivas de los latinoamericanos así como la buena alimentación que mantienen. Sin embargo, el considerarte feliz no te hace ser un buen ciudadano ni contribuir para trabajar por una mejor sociedad.

Contenido Relacionado