Presidente de Colombia envía a Cuba seis militares para negociar con las FARC

Dos factores han caracterizado estas negociaciones entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el gobierno de Juan Manuel Santos: las víctimas del conflicto han podido verle la cara a sus victimarios y expresar cómo quieren ser reparadas –cerca de 60 de ellas han viajado a La Habana, Cuba, para entrevistarse con los rebeldes- y los militares más duros de la guerra han estado sentados con los líderes guerrilleros.

santos-colombia-visita--644x362

Esta semana, por ejemplo, cuando se reanudaron los diálogos en la Habana para terminar de negociar dos de los cinco puntos de la agenda establecida hace ya más de dos años, cinco generales del Ejército y un almirante viajaron a Cuba para intentar ponerse de acuerdo sobre un alto al fuego bilateral a un conflicto que ha causado más de 200.000 muertos y seis millones de desplazados en Colombia.

«Son los hombres que han vivido la guerra los que ayudarán a construir el tránsito hacia la paz», dijo el jefe negociador del Gobierno colombiano, Humberto de la Calle, al justificar el viaje de estos militares, que se suman al general Javier Flórez, jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Militares quien, desde el año pasado, encabeza esta subcomisión por orden de Santos.

«El país puede sentirse tranquilo y con confianza de que los que van a hablar de estos temas son gente experta que no se va a dejar meter goles», dijo el Ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón.

Para los analistas colombianos ha sido clave la presencia de militares en la mesa: no sólo ellos saben de inteligencia militar, sino que conocen el terreno y las capacidades militares de las FARC, la guerrilla más antigua del continente. Si se pacta un cese al fuego bilateral, por ejemplo, que es uno de los tantos temas polémicos que se están negociando, o si se definen zonas de concentración guerrilleras mientras se resuelve si los rebeldes se desmovilizan, van a la cárcel, salen del país o se involucran en la política, los militares ayudarán a los negociadores en estrategia.

«Ellos no solo han derramado su sangre, han pacificado el país y han dado los golpes más duros al terrorismo, al narcotráfico y a la delincuencia. También ahora contribuyen con su conocimiento y experiencia, para ver si es posible llegar a un desarme definitivo y reintegración definitiva», agregó Pinzón.

Lo cierto es que el gobierno de Juan Manuel Santos, quien fue reelegido hasta el 2018, ha logrado internacionalizar las negociaciones de paz con las FARC .La semana pasada Kofi Annan, Premio Nobel de la paz en 2001, viajó a La Habana para participar en la mesa de negociación y aportar su experiencia en procesos de paz similares, como los de Sierra Leona o Timor Oriental. Una semana atrás de esta visita, Estados Unidos le anunció a Santos que enviaría al veterano diplomático Bernard Aronson quien estará en el ciclo 33 de conversaciones que culmina el próximo 7 de marzo.

Aronson y Santos tuvieron una larga conversación antes de que el presidente colombiano viajara a España donde está buscando apoyo internacional. Ya en noviembre pasado Santos había logrado un fuerte espaldarazo por parte de Francia, Reino Unido, Alemania, Italia y Bélgica, países que se mostraron de acuerdo en ayudar a financiar el posconflicto. Pero Santos es incisivo: quiere firmar la paz este año y arrancar a pensar en lo que vendrá después.

Fuente [Abc.es]

Contenido Relacionado