Razones por las que no descansas bien al dormir

No hay nada más reparador que el sueño, el cual nos motiva y hace recargar las energías necesarias para enfrentar el día siguiente con una actitud positiva ante las adversidades de la vida. Investigadores y médicos, expertos en el área, aconsejan que el sueño del ser humano, para que éste sea efectivo debe estar programado y realizado al menos durante siete u ocho horas, menos o más, podría ser perjudicial para la salud.

Despertar-Cansados_3

Pero existen algunas circunstancias que perjudican el normal proceso de nuestros sueños, o descanso nocturno, las cuales se traducen en un despertar incómodo, haciendo que nos levantemos cansados y sin él animó propio para ejecutar los quehaceres; una situación que puede tornarse compleja y perjudicar claramente el funcionamiento de nuestro organismo.

Son muchas las causas que pueden generar estos episodios, entre ellos:

Acostarnos sin haber dejado los rigores del trabajo en la oficina, o los problemas financieros en los bancos. Ciertamente, en un mundo tan complejo, irnos a dormir sin pensar en cómo solucionar cualquier inconveniente, pareciese imposible, pero debemos hacer un esfuerzo en tratar de despejar nuestra mente al menos una hora antes de conciliar el sueño, pues, el cerebro se dormirá sobrecargado, y el proceso evolutivo del descanso se verá interrumpido. Un buen consejo para cerrar los ojos más tranquilos, sin tantas preocupaciones, es leer un buen libro, esa novela o poemario favorito cada noche, al menos 30 minutos antes de apagar la luz.

Siguiendo con los tormentos de nuestra cabeza al momento de subirnos a la cama, los cuales terminan ocasionando un sueño problemático, podemos también hallar parte de las cosas que nos hacen despertar cansados como el insomnio; mientras más le damos vuelta a la cabeza, retrasamos nuestro sueño, eso es totalmente contraindicado, pues, alteramos la evolución de nuestro organismo, y no descansaremos lo suficiente, lo que se traducirá en una pesadez por la mañana.

Despertar_Cansados_4

Las pesadillas también parten de nuestras inquietudes y temores al día, si no aprendemos a superar los problemas o cualquier incidente, los mismos se traducirán en un complejo esquema de sueño donde el cerebro no descansa y toda la noche seguirá funcionando, una cuestión que hace sentirnos en la mañana como si hubiésemos corrido el maratón de Boston.

Cuidado con la ingesta de alimentos ricos en grasas saturadas antes de dormir. Aunque su gusto no está en discusión, estos platos suculentos generan una digestión más lenta que se une al sedentarismo de estar acostado, una cuestión que imposibilita el normal curso de la comida hacia el intestino; ello no sólo generará pesadez estomacal, sino otras enfermedades que pueden convertirse en endémicas con el paso del tiempo, haciendo que pasemos una mala noche, y por ende despertemos fatigados.

Si nos vamos molestos a dormir, jamás podremos conciliar el sueño, nos provocará desvelos, rabias y angustias, situaciones al día siguiente la notaremos en nuestro poco desempeño laboral, académico, o simplemente del hogar.

Cuidado también con los ejercicios nocturnos; aunque muchos especialistas en deportes concuerdan que por las noches se pueden quemar más calorías, también es probable que la inyección de energía que le brindamos al cuerpo con éstas prácticas nocturnas podrían incidir en tener un sueño agitado, con movimientos involuntarios del cuerpo, que nos desinflará físicamente al despertar.

¿Qué otras causas crees pueden generar que despertemos cansados?

LeaNoticias.com

Contenido Relacionado