Trucos infalibles para reducir el uso del aire acondicionado durante el verano

Las altas temperaturas de este verano han obligado al uso casi diario del aire acondicionado. Sin embargo, a pesar de las olas de calor que amenazan estar presentes hasta el fin del estío, se pueden seguir algunos trucos que refrescan la temperatura de la casa sin necesidad de mantener prendido el AC durante todo el día, algo que dispara la factura del consumo de energía eléctrica.

Trucos infalibles para reducir el uso del aire acondicionado durante el verano

Para lograr este objetivo, las compañías del servicio de agua y luz, así como los expertos en el consumo de energía eficiente, aconsejan:

1- Abrir y cerrar las ventanas según las horas del día

Se recomienda abrir las ventanas en las primeras horas del día para que entre el aire fresco y cerrarlas inmediatamente cuando comienza a subir la temperatura. Con esta acción, dice Mary Ann Milbourn, —vocera de la compañía Edison en Los Ángeles, se le da un descanso al uso del aire acondicionado, reduciendo así el consumo de energía.

2- Mantener persianas y cortinas cerradas en las horas de más calor

Aunque resulta obvio, muchas personas no practican este sabio consejo que aleja del hogar el calor emitido durante las horas del día cuando los rayos del sol están más activos (de 10 a.m. a 4 p.m.) por estar acostumbradas a la iluminación de la luz natural. Pero, según los expertos, cerca del 30% del calor que se acumula en el hogar proviene de las ventanas. Así que con este simple truquito se puede bajar la temperatura interior del hogar, el cual se traduce en un ahorro de hasta el 7% en la factura del consumo de energía eléctrica.

3- Mantener puertas cerradas en verano

Cerrar las puertas de las habitaciones que no se usan o que les pega el sol directamente durante el día es otro de los trucos que ayudan a evitar las altas temperaturas dentro de la casa durante el verano.

4- Evitar la entrada directa de la luz solar

Las persianas, cortinas, paneles y las láminas de poliéster para polarizar los vidrios de las ventanas previenen la entrada directa e intensa de la luz solar. Esto ayuda a reducir la acumulación del calor en el hogar.

5- Reducir las fuentes de calor

Sustituir las bombillas o focos de luz incandescente por las de tipo fluorescente o LED disminuye la emisión de calor en el interior de la casa, así como el uso prolongado de la estufa o el horno eléctrico o de gas. Para evitar calentar la casa durante el proceso de cocción de los alimentos se recomienda usar mejor las parrillas o el horno microondas, así como las ollas slow cooker.

6- Usar ventiladores

El mantener la casa fresca con ventiladores en los días de un calor regular y prender solamente el aire acondicionado en aquellos cuyas temperaturas sean insoportables, ayuda a no gastar tanto dinero en energía eléctrica durante el verano.

7- Reducir el calor interno del cuerpo

Por si no lo sabías, reducir el calor interno del cuerpo sirve también para reducir el uso de AC. Para ello solo tienes que mantenerte bien hidratada durante el día, tomando al menos ocho vasos de ocho onzas a diario, usando ropa ligera (elaborada con textiles de algodón) y bañándote con agua más fría que caliente.

[Fuente: ElDiarioNY.com]

Contenido Relacionado