Un año de cárcel por retrasar un vuelo al no gustarle cómo le sirvieron las nueces - LeaNoticias.com

Un año de cárcel por retrasar un vuelo al no gustarle cómo le sirvieron las nueces

Un año de cárcel por violar las leyes de aviación civil. Según informa la agencia Yonhap, esa es la condena que un tribunal de Seúl ha impuesto este jueves a la rica heredera de la compañía Korean Air, Cho Hyun-Ah, quien el pasado 5 de diciembre retrasó un avión de esta aerolínea para echar a un auxiliar de vuelo con el que se había enfadado.

Y todo por unos frutos secos que le sirvieron en su asiento de primera clase poco antes de despegar del aeropuerto JFK de Nueva York con destino a la capital surcoreana. Heather Cho, como también es conocida, montó en cólera porque le dieron dicho aperitivo, que eran nueces de macadamia, en una bolsa en lugar de en un plato. Como vicepresidenta del servicio de cabina de Korean Air, una de las mejores compañías aéreas del mundo, se quejó a gritos de que eso era una vulgaridad y le echó una bronca monumental tanto al auxiliar de vuelo como a su supervisor, Park Chang-jin.

heather-cho--644x362

Pero, no contenta con su numerito de hija del jefe, incluso obligó al piloto del avión a darse media vuelta cuando estaba ya en la pista a punto de despegar para echar al supervisor. Una maniobra que retrasó la salida del vuelo y ha provocado un gran escándalo tras salir a la luz.

Ya ha sido apodada «Señorita Nueces de Macadamia»

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Ante la indignación de la sociedad surcoreana, Heather Cho se ha visto obligada a dimitir de todos sus cargos en la aerolínea y ha pedido perdón públicamente. Pero sus disculpas no han servido para calmar los ánimos porque el supervisor Park la denunció por haberle empujado y golpeado con un folleto del avión. Aunque ella lo niega, algunos testigos que también volaban en primera clase han corroborado la airada reacción de la «Señorita Nueces de Macadamia», como ya ha sido apodada la rica heredera, de 40 años.

«Es dudoso que la señorita se sienta arrepentida de verdad. El caso de la denominada ˝ira de las nueces˝ supone un abuso de la intergridad humana», criticó el juez Oh Seong-woo en su sentencia, informa Yonhap.

La Fiscalía pedía hasta tres años de cárcel para Heather Cho, quien permanece en prisión preventiva desde el pasado 30 de diciembre y ha sido condenada además por obstruir al capitán del vuelo en el ejercicio de sus funciones, y por echar a un miembro de la tripulación del avión.

En cambio, ha sido absuelta de otra acusación que pesaba sobre ella por haber interferido en una investigación del Ministerio de Transportes sobre el incidente, ya que la Fiscalía sospechaba que había cambiado el parte de a bordo para ocultarlo.

Elite déspota

Tan estrambótico caso ha puesto de manifiesto la despótica actitud de la élite adinerada en Corea del Sur, un moderno y desarrollado país que aún arrastra algunas rémoras de su pasado feudal. A pesar de su progreso, Corea del Sur es una de las naciones más clasistas del mundo y su sociedad, fuertemente jerarquizada y estratificada, se divide en capas endogámicas que tratan con desdén a quienes se encuentran por debajo.

A esta prepotencia de «los hijos de» se suma el servilismo que abunda en Asia enmascarado en forma de respeto, que tiene su máxima expresión en las repetidas inclinaciones de cabeza importadas de Japón que los subordinados dedican a sus superiores. Como manda el orden confuciano, en la cúspide de esta sociedad se alzan los magnates de los «chaebols», las grandes corporaciones, como Hyundai, Samsung y LG, que han protagonizado el «milagro económico surcoreano». Y, por supuesto, los herederos como Heather Cho, cuyo mal genio le ha provocado este serio perjuicio a la compañía de su padre.

Fuente [Abc.es]

Contenido Relacionado