Un rayo mató a 14 indígenas que participaban en un ritual en Colombia - LeaNoticias.com

Un rayo mató a 14 indígenas que participaban en un ritual en Colombia

Ocurrió en un caserío en medio de Guachaca, una zona montañosa del norte del país. Hay otras 11 personas que resultaron heridas de gravedad, según informó el Ejército

“Un grupo de indígenas participaba en un reunión tradicional de su comunidad y un rayo que cayó dejó 14 muertos y 11 heridos”, dijo a Reuters telefónicamente el coronel Jorge Santo Domingo, jefe de Estado Mayor Conjunto de la primera división del Ejército.

colombia rayo indigenas

El oficial reveló que los heridos, que presentan quemaduras, fueron evacuados en un helicóptero militar a la caribeña ciudad de Santa Marta, la más cercana al caserío indígena, ubicado en el pueblo de Kemakumake, en la cabecera del río Guchaca que desemboca en el mar Caribe dentro del Parque Tayrona.

La gubernamental Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres dijo que envió una comisión al sitio de los hechos para atender la emergencia.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

EN KEMAKUMAKE, EL TIEMPO PARECE HABERSE DETENIDO SIGLOS ATRÁS Y SÓLO CONVIVEN ALREDEDOR DE 30 FAMILIAS

Víctor Loperena, miembro de la Comisión de Derechos Humanos de la etnia wiwa, habló con Semana.com y aseguró que entre los muertos se encuentra Juan Ramón Gil, autoridad de la comunidad, y el promotor de salud de apellido Moscote.

El diario colombiano explica que en Kemakumake, el tiempo parece haberse detenido siglos atrás y sólo conviven alrededor de 30 familias, que juntas se esfuerzan por conservar el hermetismo y la pureza características de estas comunidades.
Descendientes de una estirpe indígena antigua de la región a la que los españoles llamaron taiyrona al llegar al continente, además de los Kogis, hoy prevalecen en esa zona montañosa colombiana principalmente los arsarios o wiwas, como ellos mismos se denominan, y los arhuacos; aunque han sido los kogis los que mejor han sabido mantenerse alejados de las influencias de la vida del hombre moderno.
“Sólo hablan su propia lengua, poseen un alto grado de respeto por la naturaleza y la entrada de los extraños está prácticamente prohibida, al grado de que pocos colombianos saben de su existencia”, detalla el periódico.

Fuente [Infobae.com]

Contenido Relacionado