Una niña secuestrada y vendida vuelve a encontrarse con su madre 16 años después - LeaNoticias.com

Una niña secuestrada y vendida vuelve a encontrarse con su madre 16 años después

Olga Romanovich encontró finalmente a su madre tras 16 años de separación. Su madre, alcohólica y con un marido maltratador, deambulaba por una estación de trenes de Bielorrusia cuando un grupo de gitanos la engañó y se quedaron con la niña que era entonces. Olga fue vendida a otra familia y tras la muerte de su abuela adoptiva se ha reencontrado con su verdadera madre.

nina_secuestrada-Olga_Romanovich-Bielorrusia-gitanos_roban_ninos_

“No estoy resentida con ella. ella vivió muchas cosas y no puedo juzgarla, porque no tiene culpa. Fue solo el destino”. Así habla Olga Romanovich sobre su madre, engañada por un grupo de gitanos que finalmente secuestró a la entonces niña de cuatro años.

La madre de Olga, Tamara, era alcohólica y con un marido maltratador vivía en la calle, donde conoció a los gitanos que se llevaron a la pequeña.

Estos la convencieron de que se juntara con ellos y fueran a Moldova, ciudad a unos 500 kilómetros de Bielorrusia. Su madre accedió y al bajar en una estación de servicio para comprar cigarrillos los gitanos la dejaron abandonada llevándose a Olga, según publicó el Sunday Express.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Ahora Olga se ha reencontrado con su madre, tras una vida no elegida, pero de la que no reniega. La niña fue intercambiada por unos pendientes de oro y algo de dinero a otra familia gitana que la rebautizaron como María, le dieron educación y le enseñaron romaní y el idioma.

Olga estudió cocina y peluquería en Soroki, próxima a la frontera con Ucrania. Sin embargo, Olga, que nunca se acostumbró a ser María, siempre se preguntó: ” ¿Quién soy yo ? ¿Por dónde vengo? ¿Cómo llegué aquí?. Estas preguntas me atormentaban . Yo quería saber quienes eran mis padres y familiares?”, contó la joven.

Antes de que su abuela gitana muriera el pasado marzo, instó a Olga a buscar pistas sobre su verdadera familia. La joven fue a la interpol y así pudo encontrar a su madre, Tamara, que está muy enferma.

Olga se sometió a un test de ADN para comprobar que era efectivamente hija de Tamara y ahora vive con su tío en Minsk. “He aceptado mi regreso muy bien”, dijo a los medios.

Fuente [Telecinco.es]

Contenido Relacionado

Related Topics