Candelariazos: "¡Qué pena con la visita!", por @BarretoSira - LeaNoticias.com

Candelariazos: “¡Qué pena con la visita!”, por @BarretoSira

Antonio Barreto Sira @BarretoSiraLo sucedido con los expresidentes de Chile y Colombia, Sebastián Piñera y Andrés Pastrana respectivamente, cuando intentaron visitar a Leopoldo López en Ramo Verde, me trajo a la memoria episodios de mi infancia por las calles de aquella ruralizada Cantaura, cuando de niño escuchaba a las matronas pronunciar aquella expresión: “Qué pena con la visita”.

Esa frase típica de la esencia nacional de nuestro pueblo, puede ser utilizada para referirnos a lo sucedido con dos altos representantes de la política internacional, quienes nos gusten o no, recibieron el aval mayoritario de los electores en sus respectivos países.

¡Qué pena con la visita! Cuando decidieron visitar en la cárcel al dirigente del partido Voluntad Popular y se les prohibió el paso.

¡Qué pena con la visita! Cuando el ex mandatario chileno se comunicó con su embajada para que sirviera de intermediario y ésta realizó lo propio recibiendo de respuestas del Alto Gobierno venezolanos que: “no van a entrar que se vayan de allí”.

Es triste ver como el sistema democrático que tanto costó instaurar, en este momento esté plenamente desvanecido, que los últimos vestigios de libertad sólo sirvan para mantener la careta de un sistema que va enrumbado a la radicalización de un estilo de gobierno permanentemente fracasado.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Ha sido bochornoso como desde el Partido Socialista Unido de Venezuela se abocaron para agredir verbalmente a la caravana de ex mandatarios latinoamericanos, que arribaron al país con el sólo propósito de hablar sobre democracia.

Sin lugar a duda todo evento político que tenga como eje central la democracia y la libertad es, para la mentalidad del régimen madurista, conspirativo, insurgente y desestabilizador.

Otro de los incidentes que causó malestar fueron las palabras de Nicolás Maduro calificando al ex Jefe de Estado mexicano, Felipe Calderón, de poseer vínculos con narcotraficantes.

Sobre este punto lo curioso es que Maduro resalte este ataque que ha sufrido el ex presidente de México, pero no dijese nada de la misma acusación que reposa sobre su aliado y actual presidente de Unasur, Ernesto Samper.

Vale recordarle a Nicolás que en Calderón jamás hubo indicios para confirmar semejante acusación, y siempre quedó en el plano de los ataque provenientes de la guerra sucia, que según afirman analistas mexicanos promovían desde el Partido de la Revolución Democrática (PRD), que inclinación socialista.

En cambio Ernesto Samper el “amigo de Nicolás” sí estuvo a punto de ceder ante las fuertes vinculaciones con los carteles de la droga en Colombia.

Existe un interesante libro titulado “El Presidente que se iba a caer” donde se narra los pormenores de las cercanías entres el dirigente del partido Liberal y los hermanos Orejuela.

Lo cierto es que los dignos visitantes internacionales pudieron constatar en carne propia la carencia de Estado de Derecho, la ausencia de mecanismos en favor de los Derechos Humanos, pudieron confirmar que Leopoldo López, y demás dirigentes de la oposición, son presos políticos.

Los ex presidentes vieron como miles de ciudadanos hacen colas interminables para poder acceder racionadamente a distintos productos de la cesta alimentaria, a pesar que obtuvimos por más de una década enormes ingresos económicos debido al alto precios del petróleo.

En fin de cuentas nuevamente el régimen de Nicolás Maduro quedó desnudo frente al mundo, nuevamente volvió a mostrar sus dientes autoritarios y su rostro de lobo feroz.

¡Ya no engañan a nadie!

Por  Antonio Barreto Sira

Contenido Relacionado