Curiosidades sobre Gabriel García Márquez que probablemente no sabías - LeaNoticias.com

Curiosidades sobre Gabriel García Márquez que probablemente no sabías

El hijo ilustre de Aracataca. Gabriel García Márquez, “El Gabo” es quizás, el escritor más influyente del siglo XX.

gabriel-garcia-marquez

Gabriel José de la Concordia García Márquez, nació el 6 de marzo de 1927 en el pueblo de Aracataca, Colombia y murió el 17 de abril de 2014 en la Ciudad de México, donde pasó sus últimos días.

Es considerado el padre del realismo mágico, ese género literario con el que plasmaba sus obras y que lo llevó a alzar el Premio Nobel de Literatura por su obra cumbre “Cien Años de Soledad”, en 1982.

“El Gabo” no ha muerto, su legado continúa vigente para los amantes de sus obras y de la literatura. Sus obras son clásicos universales que solo se pueden comparar con “El Quijote” de Miguel de Cervantes, que después de 400 años sigue vigente y es referencia en la literatura castellana.

Revisa estas curiosidades que probablemente no sabías del autor colombiano.

Tras visitar a Fidel Castro en Cuba, en 1981, con quien tenía una amistad íntima y muy criticada además, Gabo regresó a Colombia para encontrarse con la denuncia del gobierno de Julio César Turbay de financiar un grupo guerrillero. La conmoción le recordó al escritor esa sensación que sus personajes experimentan al encuentro con la muerte. Se miró a sí mismo en un encuentro con Dios mientras sus ojos se perdían en la oscuridad de una venda y las botas militares resonando en la caballeriza. El escritor huyó de su amada patria, dejando atrás una persecución de periodistas, sonrisas amigables a los policías del aeropuerto y un revoltijo en el estómago ante la posibilidad de un accidente aéreo.

Escribió una de sus obras más conocidas, “El coronel no tiene quien le escriba”, impulsado por el hambre y la penuria económica, en la buhardilla de un hotel de París, donde los dueños del establecimiento le habían permitido alojarse al no poder pagar ya la habitación. Años más tarde la misma buhardilla acogería a Mario Vargas Llosa, también hambriento, quien escribiría allí “La ciudad y los perros”.

Como periodista, recomendaba siempre platicar con el entrevistado y tomar notas, para después recordar la conversación y escribir una impresión de las palabras del sujeto, no utilizar las mismas palabras. “No hay que confiar en la grabadora, ésta no es leal a la persona entrevistada, porque incluso graba y recuerda cuando fuiste un idiota”.

En entrevista con The New York Times, García Márquez señaló que nunca permitiría la adaptación de su obra más reconocida, “Cien Años de Soledad” al séptimo arte, debido a que los lectores de la novela imaginan a los personajes como quieren, y si la historia fuese reflejada en la pantalla grande, destruiría esa ilusión, ese margen de creatividad”. Incluso, detalló que si se hiciera, sería una producción muy costosa, y que en 1989, hubiera requerido a grandes estrellas como: Robert de Niro en el papel del coronel Aureliano Buendía y Sofía Loren en el de Úrsula, “y eso la convertiría en otra cosa”.

Con 55 años, fue el Premio Nóbel de Literatura más joven desde que la Academia otorgara el galardón a Albert Camus. García Márquez recogió el premio vestido con un liquiliqui, la vestimenta tradicional del Caribe oriental.

Su obra “Crónica de una muerte anunciada”, narra unos hechos reales ocurridos en 1951: el asesinato de un amigo de García Márquez. Por petición expresa de la familia del difunto, el escritor, por entonces periodista, no publicó nada de aquello hasta 27 años más tarde, cuando le dio forma de novela.

Siempre habían flores amarillas en su casa y en su mesa de trabajo por que las consideraba de buena suerte, además pensaba que los caracoles detrás de la puerta, los pavos reales, las flores de plástico, el frac (que evitó en la ceremonia del Nobel) le daban muy mala suerte.

Conoció a su esposa, Mercedes Barcha, cuando ella tenía 9 años y le propuso matrimonio al cumplir los 14. Sin embargo, se casaron cuando ella cumplió los 26 años. Solo la muerte los separó.

Tras entrevistar a Shakira en 1999, Márquez se declaró fan suyo y escribió que su música “tiene un sello personal”. Cuando se realizó la versión cinematográfica de “El amor en los tiempos del cólera”, persuadió a Shakira de interpretar los temas principales de la película.

En 1965, mientras viajaba con su familia de la Ciudad de México a Acapulco, pensó que debería contar historias como su abuela lo hacía. Detuvo el coche, dio media vuelta y regresó a la ciudad para empezar a escribir la novela que se convirtió en Cien años de soledad

Su obra cumbre “Cien años de Soledad”, ha sido traducida a 35 idiomas, incluyendo, japonés, wayuunaiki y chino mandarín.

En 1976, Gabo tuvo una pelea con el también escritor Mario Vargas Llosa, hasta el punto de llegar a las manos y que quedara con un ojo morado. Según testigos, Márquez se acercó a Llosa y el peruano le dio un puñetazo, increpándole por “lo que le hiciste a Patricia” (su esposa). Hay quienes dicen que Márquez pudo haberle sugerido a Patricia que se separase de su esposo por una supuesta infidelidad de éste, o que Patricia, para vengarse de su marido, le diera a entender que había tenido una relación con Gabo. En todo caso, las causas exactas de la pelea nunca se han aclarado.

Recientemente el gobierno de Colombia ha publicado una biblioteca digital con todas sus obras. La denominada “Gaboteca” es de consulta gratuita desde cualquier parte del mundo.

Parte de las cenizas de Gabriel García Márquez fueron trasladadas a la ciudad de Cartagena de Indias, como deseo expreso del autor de descansar frente al mar. El Claustro de La Merced, perteneciente a la Universidad de Cartagena y ubicado a 100 metros de la casa donde vivía con su esposa, es el lugar donde reposan parte de sus restos. La otra parte quedó en México, país en el cual vivió desde la década de los 80.

LeaNoticias.com

Contenido Relacionado