Diez frases que jamás debes decirle a una mujer embarazada - LeaNoticias.com

Diez frases que jamás debes decirle a una mujer embarazada

El embarazo es una de las etapas más importantes para algunas mujeres. La alegría y expectativa también contagia a sus seres queridos y seguramente las conversaciones comenzarán a tener como tema central la llegada del nuevo bebé. Sin embargo, durante estas conversaciones, pueden llegar a colarse algunas frases que en apariencia son por el bien de la mujer embarazada, pero cuyos mensajes pueden afectar mucho más de lo que pensamos. Fuente.

mujer-embarazada

Tal vez, algunos de esos comentarios no son malintencionados, pero sí invasivos, creando mayor estrés en las mujeres. Generalmente no las percibimos como ofensivas porque están muy insertas en nuestro comportamiento social, pero si las analizamos con cuidado podemos percibir lo peligrosas que pueden ser.

Es por eso que hemos preparado una lista de cosas que no es recomendable decir a una mujer embarazada.

¿Es bueno beber vino durante el embarazo?

1. “Las madres de antes…”

Tenemos esta idea errónea de que tiempo pasado fue mejor. Comúnmente es un argumento para señalar a las mujeres que buscan tener más “comodidades” durante su embarazo. Los tiempos cambian así que es normal, además, las futuras madres tienen todo el derecho de tomar sus propias decisiones sobre el embarazo, sobre todo si quieren estar más al tanto de la salud propia y las de sus hijos.

2. “Seguramente te sientes así por tus hormonas…”

Sí, por supuesto, las mujeres embarazadas sufren muchos cambios debido a las hormonas, pero esta es una excusa común que algunas personas usan para justificar actitudes negativas que hayan causado molestia en la embarazada. Tomar esa actitud es minimizarla y es lo que menos necesita.

3. “Cuando fulanita se embarazó…”

Comparar experiencias entre una mujer embarazada y otra es caer en la errónea idea de generalizaciones nocivas. Crean falsas expectativas en las futuras madres y pueden llegar a pensar que algo malo ocurre si su embarazo no fue como el de su mejor amiga, o el de su hermana. Hay que entender: cada mujer y organismo es distinto. Habrá similitudes, pero hay particularidades en cada mujer. Y no son mejores o peores, simplemente, son.

4. “Piensas así porque eres primeriza…”

¡Por supuesto! No hay nada malo en ello. Nadie nació siendo un experto en bebés y crianza. Aludir a la falta de experiencia en una madre puede reducir su autoestima. Muchas depresiones post-parto surgen de la falta de confianza en sus habilidades, fomentadas por frases como esta.

5. “Deberías (o no deberías) …”

Esta frase está muy ligada con la anterior. Inconscientemente, solemos acosar a las madres con “consejos” de cómo llevar su embarazo e incluso, la educación del bebé. Algunas madres pueden tomárselo a bien, pero para otras puede ser una gran falta de respeto. Lo más aconsejable es esperar a que la madre nos pregunte cuál es nuestra opinión y darla, siempre, respetuosamente, indicando que la decisión final la tendrá ella.

6. Tocarle la barriga

No se trata de una frase, pero sí una acción muy común. Puede parecer un gesto tierno o de alegría, pero al final es el cuerpo de una mujer y no debe ser tocado si ella no lo ha permitido antes. Así que, antes de abalanzarte sobre su panza, pregunta amablemente primero sí puedes hacerlo y no te moleste si dice que no.

7. “¿Y para cuando el hermanito?”

Ni siquiera ha nacido al bebé y ya estamos presionando a las mujeres con tener otro hijo. Se trata de una decisión personal de los padres y no necesariamente deben compartirlo con los demás y mucho menos, mientras esperan la llegada de su bebé.

8. “Prepárate porque ya no podrás hacer lo que quieras…”

¿Por qué insistimos en asustar a las madres? Sí, los primeros meses van a ser difíciles, pero ¿no podríamos ver la experiencia desde otro punto de visita? ofreciendo ayuda o resaltando las aptitudes que le ayudarán durante el proceso de aprendizaje. Es mejor ser positivo ¿no crees?

9. “¿Por qué no le habías dicho a nadie?”

En Japón, la mujer espera hasta el tercer mes para anunciar que están embarazada, incluso a sus familiares más cercanos. Esto se debe a que el primer trimestre es una etapa crítica para el embrión. Lo hacen por una cuestión de respeto al proceso de la mujer y es una actitud que deberíamos poner en practica más seguido. Las mujeres tienen plena libertad de decidir el momento de compartir su embarazo y no sentirse obligadas a decirlo inmediatamente, a medio mundo.

10. “Ahora sí serás una mujer completa”

Fatal. Esta frase es dolorosa y por más que lo diga una persona querida, puede causar mucho daño. Ser mujer implica muchas cosas y no hay una serie de requisitos para ser una “mujer completa”. Esta es una de las frases que más urge eliminar en nuestra interacción con las futuras madres, por el juicio negativo escondido en ella. necesitamos reforzar el autoestima de las madres, no confundirlas con la idea de que antes “no estaban completas”. Sí, serán una mujer distinta, pero el crecimiento personal se puede obtener por diferentes vías, la maternidad es sólo una de ellas.

Contenido Relacionado