Dinamarca deja de usar dinero en efectivo

La semana pasada, Dinamarca sorprendió al anunciar que se convertirá en el primer país del mundo en dejar de usar dinero en efectivo y restringirse al dinero electrónico, una modalidad que ese país lidera junto con sus vecinos escandinavos, Noruega y Suecia.

Dinamarca deja de usar dinero en efectivo

El Gobierno danés plantea que la mayoría de las tiendas dejen de usar cajas registradoras en enero de 2016. Los servicios esenciales, como hospitales, farmacias y oficinas postales, aún aceptarán el efectivo.

Los grupos de negocios mencionan beneficios como menores costos de manejo y transporte, una mayor seguridad y una reducción en los intentos por robar efectivo.

Una sociedad sin dinero en efectivo “ya no es una ilusión sino una visión que puede ser llevada a cabo dentro de un marco de tiempo razonable”, explica Michael Busk-Jepsen, director ejecutivo de la Asociación de Banqueros Daneses. Ahora mismo, todos los minoristas en Dinamarca deben aceptar dinero en efectivo. Pero eso no ha impedido que grandes cantidades de daneses adopten las opciones digitales.

Casi 40 por ciento de la población utiliza el sistema MobilePay de Danske Bank, que permite transferencias monetarias entre personas, al igual que compras en tiendas en línea. Noruega y Suecia tienen una situación similar.

Los escandinavos utilizan efectivo para menos del 6 por ciento de sus pagos. En contraste, el 47 por ciento de los pagos en Estados Unidos aún se hacen con efectivo. En Suecia, incluso se puede usar una tarjeta para comprar periódicos callejeros.

Y una de las figuras más famosas del país, Björn Ulvaeus de Abba, ha declarado abiertamente su apoyo hacia una sociedad sin efectivo.

La tendencia hacia el dinero digital se acelera en otros lugares de Europa. Los pagos que no se hacen con efectivo aumentaron en 6 por ciento en 2013, según datos del Banco Central Europeo. Los pagos que no fueran en efectivo superaron a los que se hicieron con billetes y monedas en Reino Unido en 2014.

La experiencia de Ecuador

En diciembre de 2014, el Gobierno de Rafael Correa apostó a ser pionero de otro sistema de dinero electrónico: vía celular. Uno de sus razones era paliar la exclusión financiera que sufre gran parte de la población.

“El 40 por ciento de la población activa no tiene acceso a cuenta bancaria”, explica el economista Fausto Valencia, director del proyecto, pero casi el 100 por ciento de los hogares tiene un teléfono celular.

El sistema lo gestiona directamente el Banco Central de Ecuador y aseguran que permite transferencias entre usuarios, comprar en comercios o en los sistemas de transporte. Pronto podrán pagar también así sus trámites con las administraciones públicas.

El funcionamiento es sencillo. Se abre una cuenta desde el teléfono (no es necesario Internet) marcando el *153#, se recarga en tiendas y las transacciones se realizan por mensajes.

Desde febrero, cuando las transferencias comenzaron a estar operativas, se han abierto 25.000 cuentas.

Fuente: [lostiempos.com]

Contenido Relacionado