Julia Roberts: Meryl Streep es sublime - LeaNoticias.com

Julia Roberts: Meryl Streep es sublime

Hace un tiempo que Julia Roberts no tenía un papel así de bueno entre manos. Así de intenso, así de motivacional. Y ella misma lo confirma cuando hablan acerca de su rol de Barbara Weston en la película Agosto su más reciente éxito, que le valió nominaciones al Globo de Oro y al Oscar como mejor actriz de reparto. Un drama inspirado en la pieza teatral ganadora del Pulizter, August: Osage County, del dramaturgo estadounidense Tracy Letts.

meryl julia

“Nunca en toda mi vida había trabajado tan duro, y eso que he dado a luz a tres hijos”, dice energéticamente Julia Roberts, para resumir lo que fue filmar esta película acerca de una familia disfuncional y a punto de sucumbir que se reúne a causa de la misteriosa desaparición del patriarca.

Conflicto

El punto de reunión es en las afueras de Pawhuska, en Oklahoma, en la casa donde las hermanas Weston crecieron: Barbara (Julia Roberts), Ivy (Julianne Nicholson) y Karen (Juliette Lewis). La madre, Violet Weston, una mujer complicada y conflictiva, interpretada por Meryl Streep, es el alfa y omega de todos los paños sucios y miserias que van saliendo a la luz mientras la familia Weston, con primos, maridos de las hijas, parejas y vástagos, se juntan para formar un carrusel de emociones concebido por el dramaturgo Tracy Letts, quien también ejerce de guionista en este salto al cine dirigido por el creador de la serie E.R., John Wells. Es decir, esto resulta, metafóricamente hablando, una cirugía a corazón abierto.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

“Recuerdo que la primera vez que pude ver la obra en teatro simplemente la amé”, afirma Roberts. “Cuando me senté en mi silla y vi la pieza, pensé, `mi vida nunca más será la misma`. Habiendo pasado ya algo de tiempo, puedo decir que el trabajo del elenco para transformar esto en una película fue increíble y que no sé cómo podían hacerlo los actores de la obra, ocho veces a la semana, sin hacer algún tipo de rehabilitación luego del trabajo”.

Durante las semanas en que Julia Roberts filmó la película, en 2012, dice que se formó una verdadera hermandad entre los actores (Ewan McGregor, Chris Cooper, Abigail Breslin, el imperdible Benedict Cumberbatch y Sam Shepard), un conjunto de talentos que convivió y recreó en carne propia la experiencia y desgaste de sus conflictuados personajes. Recuerda Roberts: “Trabajamos duramente para hacer la película, ya que no había otra manera de hacerlo. Fue como una montaña que había que escalar cada día y la única manera de subirla, descubrimos, era ir tomados de las manos, nos gustase o no”.

Y la rutina del peso emocional que producía ponerse en los zapatos de estas hermanas con traumas a cuestas, con temas pendientes con su madre, con disfuncionalidades varias, hacía más dura esta caminata. “Trabajamos mucho todo el día, nos íbamos a casa, tomábamos una ducha y después corríamos a la casa del personaje de Meryl y comenzábamos a practicar y ensayar para el día siguiente”, cuenta la estrella de Mujer bonita acerca del exigente ritmo que imponía el director John Wells. “Había que seguir ese ritmo andando unas 19 o 20 horas diarias, de otro modo te dejaba en el camino”.

Entrega

Puede que Julia Roberts que tenga razón. Esta película se trató de un ejercicio de completa entrega, una especie de montaje teatral que seguía y seguía en pie, estuvieran o no rodando las cámaras.

“Allí estábamos, yo toda sudada por el calor… las cosas no eran como en mi sueño; sin embargo, Meryl no solo es sublime y superior en su trabajo. Es una persona tan hermosa. Ella ve no solo lo que uno necesita como actor, sino lo que uno requiere como mujer en el mundo. Ella ofrece todo eso, todo el tiempo. No importa que se caiga de sueño, no importa que esté agotada, siempre se encarga de ti”.
Por todas esas razones, Julia Roberts no tiene dudas: “Creo que esta ha sido la mejor experiencia de actuación de mi vida”.

Duelo de madre e hija y un combate de superestrellas

Además de compartir con muchos compañeros actores de su generación, Julia Roberts no puede dejar de elogiar a la estrella-estrella de esta historia: Meryl Streep, una madre en la tercera edad y con un metafórico cáncer que ha carcomido la felicidad de sus hijas y de todo lo que la rodea en Agosto.

“Meryl Streep nos mostró a todos lo que es trabajar realmente duro”, dice Roberts. “Porque nunca vi a nadie trabajar más duro. Ella no solo chasquea sus dedos y ya es un genio. Realmente es la chica más trabajadora en la habitación y estoy muy agradecida de haber compartido así de cerca con ella”.

En la película, Julia Roberts se para de igual a igual con la estrella ganadora del Oscar en Kramer versus Kramer, La decisión de Sophie, La dama de hierro y ahora también nominada a los Globos de Oro como Mejor Actriz por esta película. “Trabajar con Meryl Streep es un sueño hecho realidad para cualquier persona. Conocerla es un honor. Ella es una persona tan hermosa y era intimidante estar en estas escenas con ella”, recuerda sobre momentos del film en donde hay verdaderas batallas campales. Gritos, recriminaciones, forcejeos.

Fue jugar, fue interpretar la dura realidad de la familia Weston en un polvorín de emociones que a la menor provocación, estalla. “El encuentro con Meryl fue un sueño, sí, pero no fue como imaginé durante todos estos años que iba a ser”, dice la actriz de Un lugar llamado Notting Hill.

Es la novia de América elogiando a la madre de todas las actrices. Julia y Meryl juntas por primera vez en una película hecha para y por el goce de la actuación.

Una escena de la película que le gustó a la actriz de un modo muy particular

Julia Roberts había reducido considerablemente su actividad en los últimos años, pese a apariciones llamativas en películas como Comer, rezar, amar y Espejito Espejito. Roberts vio por primera vez Agosto completa en el Festival de Toronto, y no pudo ocultar su entusiasmo.

“Hay muchas escenas maravillosas, pero mi favorita es la que pasa en la estación de ómnibus, cuando Benedict Cumberbatch llega al pueblo y es recibido por su padre, que interpreta Chris Cooper”, afirmó entonces la actriz. “Era mi escena favorita en la obra y es mi escena favorita cuando leí el guión”, dice sobre una íntima y hermosa reconstitución dramática de lo que significa el amor de un padre frente a los fracasos de su hijo mayor: ternura con testosterona, delicadamente interpretada por grandes actores.

[Fuente: el-nacional.com]

Contenido Relacionado