La NASA explica las ventajas del Brazuca, el balón del Mundial

El Jabulani, el balón del Mundial de Sudáfrica 2010, trajo de cabeza a muchos jugadores por sus capacidades «sobrenaturales», ya que parecía tener vida propia y realizaba unos movimientos imprevisibles al margen de las intenciones con las que era golpeado. Esto no ocurrirá con el Brazuca, el balón diseñado por Adidas para la Copa de Brasil, según ingenieros de la NASA que han dejado sus tareas habituales al margen para poner a prueba su aerodinámica. Sus conclusiones son optimistas: El esférico, que el jueves saltó al campo por primera vez en el encuentro entre la selección anfitriona y Croacia, ha mejorado y es mucho más estable.

brazuca-nasa-2--644x362

La NASA ha comprobado las cualidades del Brazuca en el Centro de Investigación Ames en Moffett Field, California, un líder mundial en la investigación aerodinámica, con pruebas en un túnel de viento. El Jabulani africano era odiado por los porteros, ya que cuando era pateado con poco o ningún efecto, la pelota viraba, dando a los tiradores más posibilidades de gol. Esto se produce cuando las costuras dirigen la corriente de aire sobre el balón de manera inusual e irregular, haciendo su trayectoria impredecible.

Para evitar esta característica del Jabulani, Adidas ha trabajado con cientos de jugadores en el desarrollo del Brazuca. Un balón de fútbol tradicional tiene 32 paneles, el Jabulani tenía ocho paneles y el Brazuca solo seis. A pesar de ello, su forma aumenta la longitud de la costura, en comparación con los anteriores balones de la Copa Mundial. Las costuras también son más profundas y los paneles están cubiertos con pequeñas protuberancias. Todos estos factores influyen en la aerodinámica de la pelota.

El flujo de aire alrededor de una esfera no es suave; se crea una gran cantidad de resistencia detrás del objeto. Un ejemplo de esto se puede ver en un campo de golf, donde una pelota lisa viaja distancias mucho más cortas que una pelota de golf con hoyuelos. Los hoyuelos en la superficie de la pelota agitan el aire creando una estela de baja presión más pequeña detrás de la pelota y disminuyendo la fricción, por lo que aumenta su distancia. «Los materiales utilizados, la rugosidad de la superficie de la bola y su distribución determinan su aerodinámica», explica Rabi Mehta, jefe del departamento de Aerofísica Experimental en el centro Ames.

Más predecible

El aumento general de la rugosidad del Brazuca ayudará a disminuir las tendencias del balón a girar en las velocidades de patada media de un jugador del Mundial. Las pruebas en el túnel de viento, donde se ha utilizado humo verde para ver el comportamiento del balón, demuestran que el Brazuca es más fácil de controlar. El Jabulani producía su efecto sobrenatural justo en el rango de velocidad media de patada de un futbolista, entre 80 y 90 km/h, mientras que el Brazuca lo hace a los 48 km/h, por lo que los jugadores pueden estar más tranquilos en esta ocasión. El balón será más predecible y hará lo que debe hacer.

«Los jugadores estarán más felices con el nuevo balón», apunta Mehta. «Es más estable en vuelo y se manejará más como un balón de 32 paneles tradicionales». ¿Hará esto que el juego sea menos interesante? La NASA cree que no, ya que el público podrá apreciar mejor la increíble habilidad de los jugadores en el campo. Los fubtolistas de élite seguirán manipulando el esférico de maneras asombrosas.

Fuente [Abc.es]

Contenido Relacionado