La salida de Directv de Venezuela deja sin opciones a 10 millones de personas - LeaNoticias.com

La salida de Directv de Venezuela deja sin opciones a 10 millones de personas

Es difícil que en casa de Maggloriz Gutiérrez, en Carapita, falle la señal de Directv, servicio que contrató hace cinco años. La mañana del martes pensó que tenía un problema técnico. Al rato, un familiar la llamó: tampoco tenía señal. Apenas estaban comenzando a desayunar cuando algunos canales reportaban el error 721, que significa que el decodificador no puede comunicarse con la antena de la operadora y la señal presenta interferencias.

directv-venezuela

Mientras esto pasaba, un trabajador de la compañía que prefirió no identificarse veía un nuevo saldo en su cuenta bancaria. No era quincena, no entendía el motivo del pago nómina. Se lo reportó a su superior y pensaron que era un error del banco. Menos de media hora después todo se aclararía.

AT&T, compañía estadounidense dueña del proveedor de televisión satelital Directv desde 2015, anunció este martes el cese de operaciones en Venezuela. «Las sanciones del gobierno de Estados Unidos han prohibido la transmisión de los canales Globovisión y PDVSA, ambos requeridos bajo la licencia para ofrecer el servicio de televisión paga en Venezuela», decía el texto.

«Ante la imposibilidad para la unidad de Directv de AT&T de cumplir con los requisitos legales de ambos países, AT&T se vio obligada a cerrar sus operaciones de televisión paga en Venezuela, una decisión que tomó el equipo de liderazgo de la compañía en Estados Unidos sin ninguna participación o conocimiento previo de Directv Venezuela».

La situación no era sencilla para Directv Venezuela: debía retirar de su grilla de programación a Globovisión, propiedad de Raúl Gorrín, sancionado por el gobierno de Estados Unidos el 8 de enero de 2019 por supuesta su vinculación con una trama de sobornos y blanqueo de dólares. Y Pdvsa TV, que pertenece a la estatal petrolera, también sancionada por la administración de Donald Trump. Pero la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión exige que para poder operar, la compañía debía tener en su programación a ambos canales nacionales.

El martes 600 trabajadores en todo el país se quedaron sin empleo en medio de la grave crisis económica que se ha profundizado por la pandemia del coronavirus, cuyas medidas de aislamiento social dejaron confinadas a miles de personas en un país donde el teletrabajo no es accesible para todos.

El equipo de Directv Venezuela replicó el comunicado en español de AT&T y agregaba: «Para los clientes que tengan saldo no utilizado, favor seguir nuestras cuentas de Facebook, Instagram y Twitter para recibir información próximamente sobre reembolsos. Gracias».

Directv prestaba servicio de televisión satelital, lo que facilitaba el acceso a zonas populares, donde vive Gutiérrez, y a otras más recónditas del país desde hace 23 años. «Yo solía ver más que todo los canales de series y películas, los 200 y los 500, como TNT, por la noche y a veces en la tarde, porque a esa hora, por lo general, el control lo tomaban mis hijos. Tengo un varón de 4 anos que veía Discovery Kids. Pero imagínate ahora sin televisión. Si no tienes Directv ¿entonces qué?», dice.

La salida de Directv deja a 50% del mercado venezolano sin servicio de televisión por suscripción, explica William Peña, periodista especializado en telecomunicaciones y tecnología. «Según data proporcionada por la compañía, a la fecha de hoy, son 2.200.000 clientes, que son hogares y serían entre 6 y 10 millones de personas que se quedaron en el aire», explica.

El resto del mercado se lo reparten Intercable (600.000 hogares), Cantv (400.000), Supercable (110.000) y Net Uno (50.000). «El mayor impacto de los servicios de Directv será en la población que menos posibilidades tiene, sobre todo en zonas populares, en barriadas como Petare. No había televisión para ellos porque es muy difícil lanzar el cable de conexión directa al hogar. La solución fue la televisión satelital. Ahora deben buscar otro operador y el único que queda es Inter, pero no tiene la capacidad para sumarlos a todos si no tiene inversión», indica Peña.

Y añade: «No hay otra empresa que ofrezca servicios de televisión por satélite. Estaba Cantv, que llegó a tener cerca de 1.000.000 de clientes, pero eso se fue perdiendo, sobre todo con la pérdida del satélite Simón Bolívar, además dejaron de pagarle a proveedores internacionales y prácticamente es una televisión satelital con puros canales nacionales y del Estado».

Incluso, frente al resto de las operadoras, Directv se posicionó como la empresa líder con mayor diversidad en la oferta de contenidos, sobre todo por los canales internacionales -como CNN en español, NTN24, Caracol, RCN, BBC que se vio obligado sacar de la programación a lo largo de los últimos años por orden del regente de las telecomunicaciones nacionales, Conatel-, y la oferta deportiva. Esta última impacta tanto espectadores como a canales y cableras.

Hay suscriptores como Mercedes Bermúdez, de 45 años, fanática de los deportes. Directv era una ventana para asomarse a los campeonatos de fútbol de las principales ligas de Europa y a los torneos que, en exclusiva, transmite la compañía. «Tenías la posibilidad de ver mucho deporte, una de mis pasiones. Además, tenía el decodificador HD, veías todo con una mejor definición. Parecerá una cosa frívola en estos tiempos, pero me siento absolutamente aislada, frustrada. Es una gran sensación de impotencia», cuenta.

Pero esa exclusiva también representa un problema para los canales nacionales como Meridiano, que se especializan en el área deportiva. «Directv tiene la contratación de los grandes eventos internacionales, como la Liga de Fútbol Español, la NBA, la MLB, los mundiales de fútbol, entre otros. Directv, a través de Directv Latinoamérica, le vendía la señal al resto de operadoras en América Latina. Al cesar operaciones, eso queda en el aire. En algún momento alguno de estos operadores contactará a Directv matriz o al que tiene la concesión para la región y obtendrá estos servicios. ¿Quién lo hará? No lo sabemos. Hoy los venezolanos aficionados al deporte se quedaron sin una ventana», explica Peña.

El cese de operaciones impacta a familias enteras. Karina Linares es maestra. Vive con su abuela de 86 años de edad en Boconó, estado Trujillo. «A mi abuela se le va el día tejiendo y viendo Directv. Esta mañana (ayer) me costó explicarle que ya no tendremos el servicio. Y no quise caer en el tema de las sanciones. Solo le dije que la compañía se fue del país. Y me dijo: ‘Todo por culpa de Chávez’. Su programa favorito es Saber y ganar en la televisión española. CSI Nueva York es de sus series favoritas. Es una desgracia todo».

Tener Directv significaba, además, tener acceso, en caso de que se contratara el plan, a los contenidos de HBO GO, FOX Play, entre otros. En estas plataformas se podían ver contenidos de estos canales en streaming, un beneficio que también quedó suspendido.

La compañía dejó de ser rentable para la casa matriz cuando se agudizó la crisis del país y se impuso el control de cambio. «Venezuela pasó de ser la joya de la corona en América Latina a ser la peor operación. En los buenos tiempos aglutinaba cerca de 40% del volumen de ingresos en la región. Hoy, Directv tiene 13.4 millones de suscriptores asociados en la región y dos millones eran en el país, lo que representa entre 15 y 17% de los clientes, pero en ingresos apenas llegaba a 1%. Estaba siendo administrada para poder sobrevivir», indica el especialista.

Las alternativas son escasas. Internet, cuyo proveedor principal es la estatal Cantv, es deficiente y no llega a todos. También en redes sociales corría la posibilidad de acceder a la señal Colombia de Directv, lo que es imposible, pues la empresa podría tener problemas legales, aclara Peña. La única forma es obteniendo equipos de Colombia, afiliándose a ese servicio, pero también es complicado: «Necesitarías un decodificador de Colombia, instalarlo y adecuar la antena de acuerdo a tu geolocalización. Es más factible en la frontera, pero en Caracas no tanto. Y el servicio lo tienes que pagar en pesos, que son alrededor de 20$ mensuales. No todos tendrán acceso».

Ante este panorama, la ONG Espacio Público dijo en un comunicado: «En el actual contexto de cuarentena, los servicios de televisión por suscripción adquieren una importancia mayor porque permiten el entretenimiento, el acceso a contenidos educativos y culturales y ayudan a informarse sobre acontecimientos nacionales e internacionales. El cese repentino de este servicio aumenta la incertidumbre de la sociedad y limita las opciones para la búsqueda de información».

Peña resume el impacto del cese de operaciones de Directv: «En 2007 fue un solo canal, RCTV. Sin embargo, tenías opciones. Estamos hablando que Directv y no tienes alternativas. Si vives en Petare o El Hatillo, el cableado de ningún operador llega. No hay alternativas».

El Nacional

Contenido Relacionado