Las sanciones iraníes y qué hacer con el uranio enriquecido, los principales desafíos - LeaNoticias.com

Las sanciones iraníes y qué hacer con el uranio enriquecido, los principales desafíos

Cómo y cuándo levantar las sanciones que pesan sobre Irán, y qué hacer con el uranio enriquecido iraní son dos de los principales escollos que están frenando un entendimiento nuclear entre la República Islámica y seis grandes potencias.

El tema de las sanciones ha sido mencionado reiteradamente en los últimos días como el gran obstáculo que impide la firma de un acuerdo en la ciudad suiza de Lausana. Por un lado, los iraníes quieren que el levantamiento de las medidas punitivas sea inmediato, es decir, como el resultado más concreto del eventual acuerdo.

iran-nuclear-seis--644x362

Las seis potencias se oponen con mayor o menor hincapié a esta opción y no sólo expresan que la eliminación debería ser paulatina y gradual, sino que ésta debería estar ligada al cumplimiento por parte de Irán del resto de puntos del acuerdo.

Además, las potencias occidentales (EE.UU., Francia, Reino Unido y Alemania) desean un mecanismo -todavía a definir- para reinstaurar las sanciones de Naciones Unidas rápidamente en caso de un posible incumplimiento iraní del acuerdo.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

La duración del propio acuerdo es otro de los temas que lastran la negociación, aunque se entiende que será un mínimo de diez años para la capacidad de investigación y desarrollo (I+D) nuclear que tendría Teherán, mientras que otros aspectos tendrían otro tipo de duración.

Además, es objeto de duro debate el número de centrifugadoras de gas (para enriquecer uranio) que Irán podría mantener tras la firma de un acuerdo. Actualmente tiene unas 20.000, de ellas la mitad operativas, un número que podría bajar hasta en torno a 6.000 unidades, aunque siempre dependiendo del modelo y de su capacidad de producción.

El uranio enriquecido es la materia prima para combustible nuclear que se utiliza en centrales atómicas, aunque también tiene posibles usos militares, en función de su pureza.

Por otra parte, está la gran pregunta sobre qué hacer con el uranio enriquecido con el que Irán cuenta todavía, unos estimados 7.000 kilos, según el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Un negociador iraní parecía descartar anoche que este material fuera enviado al exterior, presumiblemente a Rusia, una versión que ha sido desmentida hoy por las potencias occidentales.

Fuentes de la negociación explicaron que aún están sobre la mesa las dos opciones, es decir, o que este material sea exportado o que sea diluido en Irán, y que ninguna ha sido descartada por ahora.

Las negociaciones de Lausana se rigen por la norma de que «nada está acordado hasta que todo lo está», algo que las convierte en un encaje de bolillos difícil de equilibrar.

Fuente [Abc.es]

Contenido Relacionado