Nuestra óptica: "Muerte y agresiones rondan las escuelas", por @lodicetodo - LeaNoticias.com

Nuestra óptica: “Muerte y agresiones rondan las escuelas”, por @lodicetodo

Geronimo-Figueroa @lodicetodoQue un niño de 13 años asesine de 5 tiros a uno de 15, que una niña de 13 años sea violada por su propio novio y otros seis menores mas de estudios, que un niño de 12 años asesine de una puñalada a otro de su misma edad al parecer por líos de falda y que una niña de 13 años sea emborrachada con anís por su novio y seis compañeros de clases para ser violada, y que no reaccionemos, es un indicativo que nuestra sociedad está en crisis o enferma, y que al régimen castro-madurista le importa muy poco el presente y futuro de nuestro país.

Son muchos los casos de muertes y agresiones en las escuelas donde estudian nuestros niños, pero por razones de espacio solo comentaremos cuatro ocurridos este año. En el 23 de enero hubo dos casos de violaciones este año, uno hace como ocho meses y el otro el pasado viernes 06 de octubre de este año. En este último, la niña presuntamente violada es familiar de un funcionario del ministerio público. Ninguno de estos dos casos ha sido reseñado por la prensa.

Hace cuatro meses un niño de trece años asesinó con cinco tiros a otro de catorce por diferencias en un partido de futbol en un liceo ubicado en El Junquito. En esa oportunidad el de la pistola le dijo al otro, “te espero en la salida”, y así fue. Igualmente el viernes 06 de octubre de 2014, otro adolescente asesinó a otro de 13 años a puñaladas en un liceo de la parroquia Caricuao, municipio Libertador de Caracas. Estos dos casos, si fueron reseñados por la prensa nacional. Ese nivel de agresividad e intolerancia de nuestros niños y adolescentes, demuestran que esos valores de los que tanto nos hablaron nuestros maestros y profesores en la primaria, bachillerato y universidades, desaparecieron para sembrar dolor y desesperanza en nuestras familias.

Un niño que mata a otro o cuando una niña es violada por sus propios compañeros de clase, no solo se pierde la vida de quien es asesinado o se desgracia la vida a quien es violada, sino que la vida de los agresores también se desgracia, ya que por ser menores de edad, van a una prisión para niños que llaman correccional hasta cumplir 18 años y sean trasladado a prisiones para adultos. Los llamados centros correccionales no corrigen nada, mas bien parecieran la primaria, o el bachillerato que les daría entrada en la Universidad del delito que son las cárceles, donde se especializan y hacen postgrado delincuencial.

Pero, mientras eso ocurre con nuestro activo humano mas valiosos como son los niños y adolescentes, los voceros de la revolución castro-madurista, solo hablan de una guerra económica que solo existe en sus mentes para marear al pueblo y se niegan a trabajar mancomunadamente con los gobiernos locales, no solo para atacar la delincuencia ya establecida, sino que descalifican acciones que algunos alcaldes realizan en las comunidades.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Tal como ocurrió recientemente en la Escuela Artesanal y Taller de Educación La Castellana, para niños especiales, ubicada en Santa Monica, municipio Libertador de Caracas, que fue refaccionada con recursos de la Alcaldía Metropolitana de Caracas, pero el ministerio de Educación en vez de acompañar a Antonio Ledezma en la inauguración de la obra, envió unos matones que no solo impidieron la entrada de burgomaestre capitalino al recinto de la escuela, sino que pusieron en peligro la integridad física de los niños y educadores presentes en el acto, así como la vida del propio Alcalde y del equipo que lo acompañaba. Estas agresiones se han repetido en los cinco años que tiene Antonio Ledezma como Alcalde Metropolitano de Caracas.

Tenemos que reflexionar sobre el país que queremos para nuestros hijos y nuestros nietos. No hay ninguna justificación para que nos mantengamos inmóviles sin hacer nada, no podemos acostumbrarnos ni aceptar como normal que en las escuelas nuestros niños se maten entre si. Todos, sin excepción y sin excusas, estamos obligados hacer todo lo necesario para cambiar esta situación.

Por Gerónimo Figueroa Figuera

Contenido Relacionado