¿Por qué nos volvemos locos comprando en Navidad? - Lea Noticias

¿Por qué nos volvemos locos comprando en Navidad?

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España, ofertas de empleo y más ¡Es gratis!

Llega el mes de diciembre y con él, la Navidad, las reuniones familiares, las cenas, las posadas, el brindis de fin de año,  y con todo ello, los gastos, la compra de regalos, arbolitos, adornos, luces, entre otras cosas.

image

Al acercarse diciembre, la ciudad se viste de luz, las tiendas llenan sus aparadores, el tráfico aumenta, los árboles y nacimientos adornan nuestro México. Y, como es de esperarse, con todo ello también llega el tan esperado aguinaldo y nuestros ahorros, que se marchitan como se marchita el arbolito de Navidad…

Algunas tarjetas de crédito se llenan de deudas. Pero, ¿qué sucede en diciembre que las tiendas se llenan de gente, los amigos y familiares de regalos y sin embargo, algunos terminan con una sensación de enorme vacío, tanto en el alma como en la cartera?

clip_image001

La Navidad es una oportunidad de demostrarse cariño; se procura reunirse con los seres queridos para compartir y festejar, así como darles regalos. Estos obsequios, resultan la manera de decirles a familiares y amigos que se les quiere, sin embargo, la compra de los regalos puede realizarse sin control.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España, ofertas de empleo y más

Generalmente, el comprar produce una sensación agradable, estrenar y recibir o dar presentes es algo lindo. Pero cuando se pierde el control y se consume de manera compulsiva, esto se puede convertir en algo patológico.

clip_image002

La Navidad despierta en algunas personas sentimientos de nostalgia y, a veces, de vacío y depresión. Frente a ello, comprar suele producir una sensación agradable, el estrenar, el adquirir aquello que todo el año quisimos, puede bajar la ansiedad, pero cuando, básicamente, es esta actividad la única que produce placer, baja la tensión y calma la angustia, puede que tengamos un problema.

La compra compulsiva delata como característica, cierta  «irresistibilidad» a comprar  por impulso cualquier cosa que a la persona le llame la atención, necesite o, mejor dicho, piense que necesite, la consigue inmediatamente sin poder esperar, ya que el hecho de comprar le brinda cierto placer, aunque éste sea momentáneo.

La gente compra en Navidad; es tradición recibir regalos de Santa Claus o de los Reyes Magos (o por qué no… De ambos), hay intercambios en la oficina, con los amigos y familiares, y es cuando se recibe el aguinaldo y con éste la libertad de darse algunos gustos e, incluso, lujos.

Pero, ¿cómo saber si esto de gastar y comprar no se ha convertido únicamente en una forma de disminuir sentimientos de angustia, suprimir soledades o evadir toda la parte nostálgica y depresiva que en algunas personas acompañan a la Navidad?

clip_image003

El comprador compulsivo suele tener una sensación de pérdida de control sobre sus hábitos de gasto. De repente se queda sin dinero y no tiene claro en qué lo gastó. Esto le provoca un sentimiento de culpa al terminar las compras, tiende a ocultar cuánto gasta y a veces, esconde artículos nuevos, compra por comprar sin realmente pensar si el producto es necesario o útil.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España, ofertas de empleo y más

Suele tener en su  casa muchos artículos acumulados o repetidos; incluso, compras sin abrir. El comprador compulsivo gasta más de lo que puede pagar, se termina su aguinaldo y su sueldo en artículos y no le queda nada para asumir los gastos del día a día.

La persona que presenta esta patología suele tener actitudes extremas, que van desde un estado de euforia hasta de tristeza y, finalmente, de culpa. Comprando busca llenar o evadir ciertos sentimientos de vacío, que se incrementan en la época decembrina.

Este problema va más allá del control de la persona, sabe que no le alcanza el dinero o que no necesita el artículo, o quizá que no podrá solventar los gastos que realmente son necesarios para vivir y, sin embargo, no puede dejar de comprar. Cuando esto sucede se requiere de un apoyo terapéutico.

Para todos aquellos que presentan esta euforia por comprar sólo en diciembre se sugiere lo siguiente:

  • Antes de salir de compras haga un presupuesto. Prioriza los gastos que cubren necesidades básicas, para después ver si se podemos ahorrar algo y destinar una pequeña parte para la compra de los regalos.
  • Una manera de disminuir los gastos y darse el gusto de dar y recibir, es hacer intercambio de regalos. Se puede realizar una rifa en donde le toque a cada quien dar un regalo, así como recibir uno.
  • Llevar el dinero destinado a gastar en regalos de Navidad en efectivo (bien guardado y no todo junto) y no llevar tarjetas de crédito para no excederse en los gastos.

clip_image004

Recuerda que lo que realmente importa es la intención y no el costo de lo material. Asimismo,  hay que tener claros los valores personales, dando mayor importancia al «ser» como persona que al «tener».

Se pueden buscar formas creativas de expresar afecto, en lugar de comprar regalos, como dar tarjetas, regalar poemas, momentos para compartir en familia y con los amigos, restando importancia al consumismo y lo material.

Temas relacionados

Deje un comentario