Cómo sobrellevar una relación difícil con tu suegra

Cuando se forma una pareja, ambos están buscando con quién compartir cosas en común, y en la mayoría de los casos la intención es pasar el resto de la vida al lado de la otra persona. Pero, ¿qué tal la suegra?, a ella no se escoge, pero también se debe compartir con ella y en muchos casos la relación se vuelve conflictiva.

cCómo ponerle límites a una suegra que no te respeta

Hay muchas anécdotas y chistes respecto a las suegras, y es que de igual manera existen suegras complicadas, conflictivas que no respetan a la pareja de su hijo o hija. También se presentan una serie de situaciones que concluyen en una frase popular: ¡Qué viva mi suegra!, pero bien lejos.

Si desde el noviazgo o aún luego de varios años de convivencia, la suegra muestra un comportamiento que causa incomodidad, hay que tener mucha precaución con lo se debe hacer en la relación de pareja.

Ante todo, se debe tener muy claro que ella (la suegra) no va a cambiar fácilmente, y en caso de que se dé un cambio positivo en su actitud, solo será después que se dé cuenta del cariño, amor y la fortaleza que le brinda la pareja a su hijo (a), en otras palabras, después que esté convencida del amor que hay en la pareja y que no representa ningún riesgo o amenaza para ella.

Ahora bien, ¿Qué hacer ante una suegra conflictiva que no respeta la privacidad de la pareja? A continuación, algunas recomendaciones:

Relación solida

Para lidiar con una suegra que no respeta, lo primero que se debe hacer es lograr que la relación sea lo suficientemente sólida y fuerte para contrarrestar cualquier influencia externa que cause conflictos, aunque provenga de un ser tan importante en la relación como lo es suegra. No se puede olvidar que esta persona ha sido totalmente influyente en la formación del carácter y personalidad de sus hijos y estaba mucho antes en su vida que su pareja.

Establecer límites

Cuando la suegra tiene comportamientos que caen en el irrespeto, se debe tener una seria conversación con la pareja y llegar a un acuerdo sobre los límites que deben establecerse y dejarlos bien claros ante la suegra, para que respete la intimidad y autonomía de la pareja.

Mostrar amor

Una vez que se llega a un acuerdo, es la pareja quien debe conversar con su madre, con amor, respeto y paciencia, sin dejarle ninguna duda sobre su firmeza en ser feliz en la relación, solicitando su respeto y apoyo. De igual manera debe mostrar agradecimiento y comprensión por todos sus cuidados y consejos, recordándole que nunca la va abandonar. De esta manera ella comprenderá que debe actuar con más cuidado si no quiere alejar a su hijo o hija.

El que se casa quiere casa

La situación ideal es que la pareja sea autónoma y autosuficiente y esto implica que una vez casados vivan en su propia casa para evitar conflictos con la suegra y otros familiares, pero ante la situación de crisis de los países Latinoamericanos hay muchas parejas que se ven en la necesidad de convivir con los suegros y por supuesto, bajo sus reglas. Si por alguna razón la pareja ya se encuentra viviendo con sus suegros, la prioridad por el bien de la relación es buscar independizarse.

Esta situación también se da cuando es la suegra la que tiene la necesidad de convivir con la pareja, por lo que en este caso es conveniente contactar con familiares u otros hijos, para que comparta por temporadas con cada uno de ellos. Si no hay más opción, es la suegra la que debe adaptarse con respeto a las reglas del hogar de su hijo (a), pues nadie debe poner en riesgo la relación de pareja.

Mucha paciencia

Son pocas las relaciones perfectas entre suegra y nuera o suegra y yerno, especialmente cuando conviven juntos, por lo que requieren de mucha paciencia con los hábitos y costumbres de la persona mayor, así como respeto hacia la autonomía, intimidad y privacidad que necesita la pareja. Si esto se tiene en cuenta habrá paz.

NO a las discusiones

Se debe evitar discutir acaloradamente con la suegra, tampoco se debe gritar o faltarle el respeto, pues esto además de provocar resentimiento en la suegra, también lo causará en la pareja y podría dañar la relación.

Siempre se debe recordar que para cada persona su madre es sagrada y aunque esté equivocada, nadie tolerará que su madre sea maltratada o irrespetada; por lo tanto, siempre debe prevalecer el respeto y el amor.

¿Te ha gustado este post? Deja tu comentario y, si consideras que puede resultar interesante para alguien más, compártelo en tus redes sociales.

Somos InmigrantesEnMadrid.com

Contenido Relacionado