Consejos para superar la pérdida de un bebé

La pérdida de un bebé o lo que se conoce como duelo perinatal es un proceso muy duro para cualquier madre o padre, así se produzca antes, durante o después del parto. Quienes deben enfrentar esta triste situación se ven obligados a vivir un doble drama, pues por un lado está el dolor de perder a un hijo y por el otro el hecho de que este duelo no es socialmente reconocido y la mayoría de las veces minimizado.

Cómo superar la pérdida de un bebé

Ya sea en las primeras semanas del embarazo o después de nacido el bebé, el dolor de los padres es muy grande, puesto que no vive solo la pérdida física de un bebé o un proyecto de bebé; sino que además se están perdiendo todos los sueños y ilusiones de la experiencia de ser madre o padre. El hecho de que dos acontecimientos tan trascendentales estén muy cerca, como lo es la vida y la muerte, causan gran impacto en quienes sufren la pérdida.

Para superar una situación tan dolorosa como esta, es importante seguir algunas recomendaciones de los expertos en el tema, puesto que se trata de un duelo y como tal se debe vivir.

Vivir el duelo

El duelo tiene diferentes etapas y todas se deben vivir completamente. Suelen presentarse una después de la otra, pero también pueden ocurrir de manera simultánea. Cuando se trata de un bebé no nacido algunos padres buscan ocultar el duelo, lo cual es un grave error, pues con la pérdida del bebé también pueden estar perdiendo todo un proyecto de vida.

Rodearse de la familia

El acompañamiento familiar es muy importante, puesto que permite compartir sentimientos y hablar de lo sucedido. Culturalmente el tema del aborto y el duelo implican muchos tabúes, los cuales se deben dejar atrás y compartir con la familia y seres queridos la tristeza y dolor que se está sintiendo.

Diferenciar entre duelo y depresión

Al enfrentar la pérdida de un bebé, los padres deben buscar diferenciar entre lo que es el duelo y la depresión. Cuando se está viviendo el duelo es normal sentir tristeza, pena, llanto, especialmente al ver bebés o mujeres embarazadas. Cuando ya se tienen pensamientos negativos, frecuentes ideas de suicidio, vergüenza y baja autoestima, es posible que se esté atravesando una fuerte depresión, por lo que se debe buscar ayuda médica inmediata.

Descartar la culpa

Es común que especialmente las madres sientan culpa por la pérdida de un embarazo. Suelen pensar que no se cuidaron lo suficiente o tomaron las previsiones necesarias ante las posibles complicaciones. Culparse por lo sucedido no ayuda en nada, por lo que cada vez que aparezcan estos sentimientos lo mejor es descartarlos y pensar en otra cosa.

Grupos de apoyo

En casi todos los países y en las redes sociales existen grupos de apoyo para este tipo de situaciones especiales, por lo que es importante unirse a ellos para compartir experiencias y buscar ayuda. No es necesario caer en depresión para buscar estos grupos, cuando se está viviendo el duelo por la pérdida de un bebé compartir con otras personas que han pasado por la misma situación es muy beneficioso.

Escribir una carta

Un ejercicio excelente que se hace mucho en terapia es escribirle una carta al bebé, expresando libremente emociones y sentimientos. Esto ayudará a realizar una despedida y empezar a vivir el duelo. Seguramente provoque el llanto, por lo que se recomienda llorar todo lo que se necesite, pues dejar salir las lágrimas ayuda a limpiar las penas. Esta carta se debe guardar y leer cada vez que se necesite.

Reconfortar el dolor

Una cajita donde se guarden las cosas que evocan al bebé ayuda a superar la perdida. Ahí se pueden reunir algunos recuerdos como ecografías, cosas que haya podido utilizar el bebé o no, u objetos con especial simbolismo. De esta forma los padres pueden vivir mejor su duelo y tener un espacio al cual acudir cada vez que necesiten reconfortar su dolor.

Ejercicios, alimentación y motivación

Es normal que ante la pérdida se empiecen a sentir dolencias físicas, por lo que es muy importante descansar y alimentarse bien aunque no se tenga mucho apetito.

Hacer ejercicios también ayuda mucho, especialmente los que exigen una respiración profunda, así como los baños relajantes y masajes.

A nivel emocional, a pesar del gran vacío que se siente, hay que entender que la vida sigue y hay otras personas que les necesitan. Por esta razón es primordial seguir adelante buscando una nueva motivación, haciendo lo que más gusta y concentrándose en cada cosa que se haga.

Si pasan los meses y aún no se siente alivio, es muy necesario buscar apoyo de especialistas, pues todas las personas que rodean a les rodean se verán afectadas con su sufrimiento.

¿Qué opinas sobre las sociedades que suelen minimizar el duelo por la pérdida de un bebé no nacido? Deja tu comentario pues tu opinión nos interesa.

Si te gustó la información compártela en tus redes sociales para que llegue a muchas personas, especialmente a aquellas que están necesitando apoyo ante la pérdida de un bebé.

Somos LeaNoticias.com 

Visita también YoEmigro.com

Contenido Relacionado