Una de las mayores dinastías se achica: los Rockefeller dejan un ícono de Manhattan

Desde su inauguración en 1933, el rascacielos de piedra caliza de 70 pisos se yergue en el Midtown Manhattan como un símbolo del capitalismo global y de una prolífica familia norteamericana que sigue siendo sinónimo de riqueza.

El patriarca de la familia, John D. Rockefeller, fue el primer megamillonario norteamericano, y fue su hijo John Jr. el que en plena Gran Depresión y sin inmutarse, echó la primera palada a los cimientos del edificio del número 30 del Rockefeller Plaza. Desde entonces y hasta ahora, tras siete generaciones, el vasto imperio financiero y personal de los Rockefeller fue manejado por unos 200 empleados desde un inalcanzable puesto de mando adornado con una invaluable colección de arte moderno e impresionista.

nueva york

El emblemático edifico en Rockefeller Plaza.

Polo de atracción de personalidades de la talla de Frank Sinatra y Nelson Mandela, en otro tiempo las suites ocupaban tres pisos enteros, pero se las conocía por el nombre colectivo, simple y humilde de “Habitación 5600”.

Pero en 2000, los Rockefeller vendieron éste y otros nueve edificios de oficinas del complejo art déco de 9 hectáreas Rockefeller Center a Jerry I. Speyer y a la familia Lester Crown, de Chicago, aunque alquilaron un piso y siguieron en el edificio.

Ahora, decidieron abandonar del todo el edificio. Para estas alturas de 2015, habrán desocupado el piso 56, que ocupan desde 1933, para mudarse a un cuartel general menos exclusivo, cruzando la calle 49.

Una de las mayores dinastías de Estados Unidos se está achicando. Forbes estima que la familia en su conjunto tiene 10.000 millones de dólares, situándola en el puesto 24 de las familias más ricas del país. Además, John D. era uno solo, pero ahora los Rockefeller son varios cientos.

Los Rockefeller no están de ninguna manera alegando miseria. “La diferencia es que ahora somos como 300”, dijo David Jr. Y muchos de ellos ya no sienten apego por la paternalista oficina familiar que maneja los asuntos financieros y personales de los Rockefeller desde 1882.

El retrato y el busto de John D. sigue agraciando la de por sí anónima recepción del piso 56 del edificio. Para poner en perspectiva la riqueza del fundador de la familia, los 1000 millones de dólares que había amasado en 1916 equivaldrían hoy a 30.000 millones, ajustados por inflación. Al morir, en 1937, sus activos equivalían al 1,5% del PBI de Estados Unidos, unos 340.000 millones de dólares actuales, según estimaciones de Forbes.

Unos 44 empleados trabajarán para los Rockefeller cuando se muden a la oficina de 1700 m2 del número 1 de Rockefeller Plaza, a mediados del año próximo. Rockefeller & Co., que maneja las inversiones de los Rockefeller y de otras familias acaudaladas, acaba de abrir su propio espacio en el número 10 de la misma calle.

“Decidimos empezar de nuevo en el número 1 de Rockefeller Plaza”, dijo David Jr., que se mudará a una oficina en el edificio de 34 pisos que da a la pista de patinaje.

Aunque geográficamente la familia se ha dispersado, muchos de los Rockefeller convergirán en junio próximo en la finca de Pocantico Hills, Westchester, para celebrar los 100 años de David Sr., un hermano vivo de la generación de los “hermanos”, los nietos de John D.

Aunque integraban el Comité del Rockefeller Center, los hijos de John D. Jr. siguieron necesitando del permiso de su padre, incluso cuando quisieron remodelar un sector del piso 56 para construirse oficinas idénticas de 30 m2 para cada uno.

“¿No es impresionante?”, le preguntó Nelson Rockefeller a su padre, una vez concluidas las obras. Según dicen, el padre contestó: “Nelson, ¿a quién estás queriendo impresionar?”.

EL MUNDO, CON LA MAYOR CANTIDAD DE “SUPERRICOS”

La economía global no termina de recuperarse, pero muchos no tienen problemas de billetera, como los 155 nuevos “superricos” de todo el mundo que se incorporaron este año al exclusivo club de quienes tienen más de 1000 millones de dólares.

Con ellos suman ahora el récord histórico de 2325 megamillonarios, cuyas fortunas combinadas ascienden a 7,3 billones de dólares, un 4% de la riqueza total del mundo, según un estudio de la firma Wealth-X, que compila y analiza los datos de los grandes millonarios internacionales.
El informe subraya que este año el número de fortunas superiores a los 1000 millones de dólares creció un 7% con respecto a 2013, y el total de dinero creció un 12%. El 81% de los megamillonarios hicieron sus fortunas por las suyas, lo cual marca la importancia de la iniciativa privada, según el estudio.

Fuente [Lanacion.com.ar]

Contenido Relacionado