WTF? La leyenda de las arañas de la Navidad - Lea Noticias

WTF? La leyenda de las arañas de la Navidad

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España, ofertas de empleo y más ¡Es gratis!

¿Qué te parecería encontrar una telaraña en tu Árbol de Navidad? Suena bastante extraño, ¿no es así? Sin embargo, en Alemania, las arañas y sus "casas" son parte fundamental del árbol que adorna los hogares en Navidad.

image

Puesto que los adornos tradicionales para decorar el árbol navideño que conocemos son esferas, luces, listones y la estrella en la punta, es difícil imaginar que se decore con arácnidos.

Pero en Navidad, todo es posible. Una vieja leyenda alemana cuenta la historia de una familia de arañas que vivían en una casa del pueblo de las montañas de Hartz, cuyos habitantes estaban preparándose para le llegada de la Noche Buena y, claro, de la Navidad.

La mamá, como es costumbre, se puso a limpiar la casa para celebrar el 25 de diciembre. Pasó el trapo por todo el hogar y la escoba por cada rincón, describe trenzas-trenzas.com.

clip_image001

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España, ofertas de empleo y más

Ella limpiaba y limpiaba, con tal de no dejar ni una sola partícula de polvo. Los lugares que por lo general olvidaba, esta vez no los dejó tranquilos. En uno de esos sitios vivía una familia de arañas, que empezó a ver cómo sus nidos eran destruidos, así que no tuvieron más remedio que salir corriendo de ahí, para buscar un lugar donde resguardarse.

Las arañas subieron a lo más alto de la casa, llegando al ático, escondiéndose en medio de algunos ladrillos. Allí estuvieron esperando a que llegara la víspera de Navidad, cuenta sobreleyendas.com.

La familia, mientras tanto, se dedicaba a colocar el árbol de Navidad en la sala, a un lado de la chimenea. Ante los ojos de la familia de arañas, luces sorprendentes aparecían. Nunca había visto un árbol así, brillar tanto. Las arañas más pequeñas estaban impacientes, querían salir a ver de cerca el árbol y tocarlo.

clip_image002

La más grande de las arañas, la abuela, se los prohibió; les dijo que saldrían, pero hasta que el camino estuviera tranquilo y su integridad a salvo.

Dejaron pasar horas, hasta que toda la familia humana estaba dormida. Era la noche del 24 de diciembre, Nochebuena. Las arañitas salieron en fila hasta llegar al árbol de Navidad. Se treparon en él, lo recorrieron de arriba abajo, lo observaron a detalle, tocaron con las patas todos los adornos. Asombrados pasearon por él una y otra vez, dejando, a cada paso, un hilo, que después de algún tiempo se convirtió en una gran telaraña que ¡envolvía todo el árbol! E hizo que éste perdiera todo su esplendor.

clip_image003

Justo esa noche, Santa Claus se apareció por la chimenea de la casa para dejar los regalos de la familia humana. Cuando vio a las arañas divertirse y ver lo felices que eran, se río mucho, pero también pensó que la familia humano no estaría muy contenta de que el árbol ya no brillara tanto. Pensó en una solución para que todos estuvieran contentos. Santa Claus a las arañas preguntó: ¿Quieren quedarse en el árbol para siempre?

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España, ofertas de empleo y más

Algunas de las arañas decidieron que ese sería un gran deseo de Navidad y aceptaron. El señor de larga barba blanca y traje rojo, sopló y sacudió el árbol y las que decidieron quedarse se convirtieron en arañas doradas, y sus hilos en brillantes guirnaldas que decoraban todo el árbol de Navidad.

Desde entonces, en Alemania, en cada casa, los árboles de Navidad son decorados con brillantes y doradas arañas y largas guirnaldas.

clip_image004

Temas relacionados

Deje un comentario